GANDIA (Las Provincias).- Se niegan en rotundo y ofrecen para ellos diversos argumentos. El gobierno de Gandia (PSOE-Plataforma de Gandia) ha vuelto a manifestar su profudno rechazo a la instalación de una granja marina frente a la costa.

El portavoz de Medio Ambiente, Fernando Mut, advierte de que la infraestructura conllevará graves perjuicios al fondo marino y sus ecosistemas, así como al sector de la pesca libre. Así lo ha acordado la junta de gobierno local, tras recibir la resolución de la Direcció General d'Empreses Agroalimentàries i Desenvolupament del Medi Rural con fecha de 26 de marzo.

Concretamente, la JGL aprobó oponerse a dicha resolución y elevarlo a pleno para su ratificación, además de dar apoyo a la Cofradía en su impugnación por vía administrativa mediante el recurso de alzada correspondiente. De hecho, afirmó el edil, el Ayuntamiento trabaja "codo con codo" con la Cofradía del Grau para mostrar una mayor oposición a este proyecto que ha recibido el visto buena por parte de la Conselleria competente.

El Ayuntamiento de Gandia ya presentó en su día unas alegaciones en contra de esta actuación, pero la Conselleria "no la ha contestado ni aprobado", explicó Mut. También entonces reclamaron que se incluyera en el plan un estudio de impacto ambiental y económico de su actividad.

La principal crítica que argumentan, aparte de las repercusiones que implicaría, es el procedimiento que se ha seguido para la concesión de la licencia. Según explicó ayer el responsable de Medio Ambiente de Gandia, la Conselleria se ha basado en la antigua concesión que tenía la anterior empresa que explotaba la piscifactoría.

Con esa acción, "se ha transgredido la legislación vigente. No podemos consentir que se abra prolongando la concesión de una instalación que fue totalmente desmantelada hace años. Es un engaño", aseveró el concejal de Plataforma. El portavoz del grupo municipal Popular en el Ayuntamiento de Gandia, también realizó ayer declaraciones sobre el asunto. Arturo Torró ha criticado la actitud del alcalde y del concejal de Territorio al echar la culpa a la Conselleria, cuando las competencias para que la actividad de la piscifactoría sea efectiva corresponden al Ministerio.

A pesar de ello, el portavoz popular explicaba que la empresa tendrá que tener una base en tierra en Gandia para desarrollar su actividad y ha asegurado que si el Ayuntamiento deniega el permiso de actividad, su grupo estará al lado del gobierno.

Ante estas afirmaciones, Fernando Mut le instó a manifestarse públicamente "sobre lo que realmente quieren. Si están de acuerdo con que se abra la piscifactoría, que dé la enhorabuena a la Conselleria que dice representa. Y si no, que diga públicamente que está de parte de los pescadores".

Por el momento, los servicios jurídicos municipales trabajan conjuntamente con los de la Cofradía. "Veremos si es más interesante ir por separado para tener más fuerza o realizar acciones conjuntas. Pero todos coincidimos en que no queremos que se ejecute", añadió Mut.

Pese a que la Generalitat haya dado su autorización al proyecto, la última palabra la tiene el Estado. Es el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino el que debe conceder la licencia definitiva que permita abrir este negocio.

La piscifactoría que se proyecta sobre Gandia mantiene las mismas características que la que ya estuvo funcionando en la playa durante varios años. Tamaño similar y explotación parecida. Concretamente, su actividad se centra en el engorde de especies como el mejillón o la lubina.

Fuente: http://www.lasprovincias.es