AROUSA (El Faro de Vigo).- Los salmones depositados en el interior de la jaula flotante fondeada en el polígono Ribeira C siguen alimentándose y ganando peso después de medio año de estancia experimental en las aguas arousanas, pero sobre todo después de repetidas promesas que hablaban de su traslado fuera de esta ría.

Después de que la anterior Consellería de Pesca decidiera instalar dos jaulas experimentales para el cultivo de los salmónidos, aceptó mantener una de ellas –la que está llena de peces– a pesar de la oposición mostrada por cofradías y mejilloneros, que incluso habían llegado a anunciar la posibilidad de ejercer medidas de presión para lograr la retirada de la jaula.

Pero a estas alturas sólo puede decirse que el proyecto experimental que lleva a cabo la empresa privada encargada de los salmones sigue adelante.

La ex conselleira Carmen Gallego no pudo cumplir su promesa de retirar los salmónidos de la ría –iba a hacerlo antes de dejar el cargo– y el nuevo departamento de Mar, dirigido por la conservadora Rosa Quintana, todavía no ha tenido oportunidad de reunirse con la firma concesionaria, la North West Food.

En ese encuentro entre la Administración y la empresa se revisarán las condiciones del convenio, proyecto, contrato o concesión firmado por la anterior Xunta de Galicia, ya que es un acuerdo que se mantuvo en el más absoluto secreto hasta ahora, desconociéndose las más importantes cláusulas y, sobre todo, la cuantía de la indemnización que debe abonar la Administración autonómica en caso de romperlo unilateralmente.

Será entonces, una vez que se revise el acuerdo, cuando llegue el momento de determinar qué hacer con esa jaula de salmones. En el PP insistieron por activa y por pasiva en que no comparten este modelo de cultivo o explotación.

Y ahora que está en el poder, este grupo mantiene lo mismo, por lo que ayer reiteraban algunos de sus responsables su intención de retirar la jaula experimental fondeada en Arousa.

Pero el modo de deshacerse de ella, o al menos de evitar la llegada de nuevas jaulas, será algo a determinar en cuanto la empresa y la consellería se reúnan para revisar las condiciones de contrato, que como se recordará se había extendido por un periodo de dos años.

53.431 ejemplares

Cabe recordar que, según la empresa, el pasado 24 de noviembre se introdujeron en la jaula flotante de Arousa 53.431 salmones de un peso aproximado de entre 85 y 95 gramos que habían sido traídos en barco desde Ormsary (Escocia).

La propia empresa explicaba que al cabo de seis meses, es decir, a estas alturas del año, los peces podrían alcanzar un peso de un kilogramo, advirtiéndose de que es éste el momento de cambiar la red usada originalmente en la jaula, con 12 metros de profundidad.

Traslado a Sada

En teoría, una parte de esos salmones tendrían que cambiarse a la segunda de las jaulas fondeadas en noviembre, pero ésta fue trasladada hace un par de meses a Sada, en un complicado viaje que hizo que el artefacto llegara a la ría coruñesa totalmente destrozado.

Si todo marcha según lo previsto será a finales de este año cuando dé comienzo la comercialización de los salmones, que ya tendrán alrededor de 3 kilogramos de peso.

Antes de que eso ocurra, concretamente este verano, la empresa deberá realizar análisis sedimentológicos que se compararán con los realizados el pasado mes de octubre, para así determinar la posible incidencia o afección del cultivo de salmones sobre el medio marino.

Fuente: http://www.farodevigo.es