VIGO (El País).- La crisis parece no afectar al consumo de productos del mar. En los tres primeros meses de 2009, el grupo Pescanova logró incrementar sus ventas un 8% hasta alcanzar los 293 millones de euros. Según la información de la compañía proporcionada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el beneficio en ese periodo fue de 7,6 millones de euros después de impuestos, lo que significa un crecimiento del 7%.

Para el grupo, la explicación está en que "se notan los efectos que han tenido las inversiones efectuadas en los últimos meses". La compañía que preside Manuel Fernández de Sousa destaca que la actividad se ha intensificado gracias a las plantas de cultivo de langostinos y salmones.

El grupo con sede en Chapela (Redondela) tiene una plantilla de 8.400 personas en todo el mundo, y cuenta con factorías de procesado de pescado en doce países. Su red comercial alcanza otros diez Estados y su flota la forman 120 barcos. Las especies objetivo de su negocio son, entre otras, la merluza austral, el langostino, la gamba, el bacalao de profundidad y otras como la brótola o el congrio dorado. En acuicultura es líder en producción de rodaballo.

Fuente: http://www.elpais.com