NEW BRUNSWICK.- A mediados de los años 90 existían alrededor de 50 empresas diferentes envueltas en la piscicultura en New Brunswick.

Pero para el año 1997, la anemia infecciosa del salmón (ISA) afecto  la industria, y hasta la fecha la enfermedad costado varios millones de dólares.

Ahora la industria de solo siete empresas esta trabajando con el gobierno provincial para establecer fondos de emergencia en caso la enfermedad ataque de nuevo.

Larry Ingalls, vice-presidente de la New Brunswick Salmon Growers' Association, dijo que la disminución en el número de empresas se debió a la consolidación de la industria, mientras que la enfermedad fue el factor causante de muchas bancarrotas.

“Como los negocios crecen y tus competidores crecen, es difícil para las granjas pequeñas ser rentables” informó Ingalls. “Sin el ISA habrían significativamente menos industrias aquí”.

Las ventas de la industria se han incrementado hasta alcanzar mas de $300 millones.

Pero Ingalls dijo que la enfermedad fue devastadora para la industria y costo a los productores de la provincia entre $20 y 30 millones. La asociación de productores de salmón esta en la búsqueda de fondos para implementar un programa de gestión de riesgo en la industria.