(Xornal Galicia).- La acuicultura continental gallega es líder a nivel nacional con una producción cercana a las 7.000 toneladas, un 30% del total cultivado en España. Pero a pesar de esta posición de liderazgo, el sector se encuentra sumido en uno de los peores momentos de su historia, teniendo que hacer frente al pago de casi 3 millones de euros en concepto de Canon de Saneamiento, impuesto abusivo e injusto, así reconocido públicamente por la administración.

Para Luz Arregui, Presidenta de Atrugal, esta situación es insostenible: “no podemos hacer frente a la cantidad reclamada, la administración es conocedora de ello y de hecho, reconoció que el impuesto era abusivo y se redujo en nada menos que diez veces. Supone dar la puntilla a un sector especialmente afectado en esta coyuntura económica y nos dejan en una situación muy complicada de resolver”. A día de hoy, los socios de Atrugal han tenido que hacer frente al pago de casi medio millón de euros.

La totalidad de las granjas afectadas son empresas familiares, se sitúan en áreas rurales deficitarias de actividad empresarial y dan trabajo de manera directa a más de 350 personas en todos sus centros, incluyendo plantas de producción, procesado y congelado. En algunos casos, se les exige pagar más que lo que rinde la explotación después de un año entero de trabajo, con las consecuencias de cierres que esto puede suponer.

Realidad de la acuicultura continental gallega

El pasado 6 de febrero de 2006, y tras dos años de reuniones infructuosas, el Conselleiro de Medio Ambiente Manuel Vázquez se comprometió públicamente a resolver el grave problema que afecta al sector de la acuicultura continental, “se trata dun sector con gran calidade nos productos que ata o de agora tiña dificultades de viabilidade debido aos canons de verquido e taxas que debe abonar”. Se iniciaron así una serie de negociaciones que duraron más de dos años y por las cuales se redujo el Canon de Saneamiento en diez veces. El sector vio reconocida de forma favorable su demanda y a partir de 2009 entró un vigor este nuevo canon fruto del acuerdo de todas las partes.

A pesar de ello, el viernes 27 de febrero, Augas de Galicia giró 533.670,60 € a ocho piscifactorías de Atrugal, iniciando la ejecución de los 3 millones de euros en litigio. En definitiva, se acometió una negociación para un nuevo canon por la situación de injusto del anterior, pero a la hora de aplicarlo se aboga el canon previo ya derogado. Esta medida pone en jaque el presente y futuro de la acuicultura continental, incapaz de hacer frente a esta cantidad de dinero y que conllevará la suspensión de pagos o cierre de varias de las empresas afectadas, sólo por el hecho de estar situadas en Galicia.

Mientras que en los países productores de Europa y en el resto de España las empresas están exentas del canon o tienen un canon muy inferior al aplicado en Galicia, hecho perfectamente conocido por la Administración, las truchas gallegas no pueden competir en el mercado.

Evolución del Canon de Saneamiento

El Canon de Saneamiento fue establecido en Galicia a raíz de la creación de la administración hidráulica Galicia Costa con dos objetivos: uno ambiental (la reducción, mediante penalización, de la contaminación y el consumo del agua) y otro financiero (la generación de ingresos para los planes y obras de saneamiento y depuración en Galicia). Las piscifactorías están obligadas a pagarlo tanto por el uso del agua como por los posibles vertidos que realicen.

Desde 2006, el sector y la Administración han negociado un Pacto Medioambiental que incluye la modificación del sistema de tributación del Canon de Saneamiento. Sin embargo, la falta de rigor en las mediciones o los excesivos aumentos del cálculo del Canon han llevado a una situación insostenible para los productores de trucha en Galicia quienes denuncian, entre otros, los siguientes puntos:

1. Calidad del agua: las piscifactorías usan el agua y la restituyen con alta calidad al río. Según el libro blanco de la acuicultura en España (antiguo Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación), las piscifactorías son usuarias de agua, no consumidoras. El sector es el principal interesado en velar por la calidad del agua de los ríos: a mayor calidad del agua, mayor calidad de la producción.

2. Mediciones no reglamentarias: el Decreto 8/1999, relativo al canon de saneamiento, exige aplicar una metodología inicial para el cálculo de la posible “carga contaminante” con una secuencia temporal y multiplicidad de muestras adaptadas al funcionamiento de cada piscifactoría. Esta obligación reglamentaria ha sido sistemáticamente incumplida por Augas de Galicia, limitándose a medidas aisladas en cada caso

3. Galicia es la Comunidad Autónoma que paga el canon más alto: “El canon de saneamiento que supone una mayor carga fiscal para las instalaciones de acuicultura continental es el de la comunidad autónoma de Galicia”, según refleja Fernando González Laxe en su libro “El canon de saneamiento y su aplicación en la acuicultura continental española”, (Fernando González Laxe y Javier Prado Domínguez, Ed. Netbiblo 2008). Esta situación conlleva una pérdida de competitividad frente a otras comunidades y otros países productores de trucha.

4. Aumento indiscriminado: el Canon de Saneamiento a partir de 2003 se ha incrementado en un 270%, lo que lleva a la inviabilidad del sector.

Sobre Atrugal

Fundada en 2001, ADSG OP Atrugal es una de las principales asociaciones de productores de trucha en España, y líder en Galicia, aglutinando un total de 20 socios y 26 piscifactorías, con una producción en 2007 de 6.300 toneladas. Entre los socios de Atrugal se encuentran algunas de las empresas más punteras del sector: además de la primera productora de huevas de trucha, forman parte la asociación la primera empresa dedicada a la trucha de crianza artesanal en nuestra comunidad, la primera piscifactoría repobladora y el primer productor y exportador gallego.

Fuente: http://xornalgalicia.es