(El Correo Gallego). Las cofradías de Porto do Son, Portosín y Noia presentaron en la Consellería de Pesca alegaciones al estudio de impacto ambiental del proyecto de Stolt Sea Farm para la construcción de la piscifactoría de Baroña.

 

Los pósitos, que piden que se desautorice la planta y no se le otorgue la concesión de actividad, destacan que, en lo referente al impacto sobre el ecosistema marino y los recursos pesqueros y marisqueros, existen "graves deficiencias que impiden una evaluación adecuada del impacto". Señalan también que ni siquiera se hizo un estudio previo de la abundancia, distribución y productividad de los recursos.

En cuanto a los datos proporcionados en el informe, las cofradías creen que "tenderán a subestimar los daños ocasionados al medio costero, a los recursos y al sector, pues no abordan adecuadamente los principales impactos que se pueden derivar de un proyecto de este tipo". "El impacto esperable es mucho mayor del concluido por el estudio", dicen.

Las alegaciones se centran en el medio marino y en el impacto ambiental del proyecto sobre los recursos pesqueros y marisqueros debido a la destrucción o alteración de los hábitats.

En general, los pósitos dicen que hay aspectos ambientales no incluidos en el estudio de impacto, que no se describen correctamente las medidas correctoras y que el plan de vigilancia de determinados impactos adolece de varios defectos.

Entre los aspectos no citados en el informe y que las cofradías creen que deben ser tenidos en cuenta, figura el referente a la limpieza de las tomas de agua y desagües. Alegan que no se detallan los métodos de limpieza de las tomas ni se analiza el impacto de estas operaciones en el medio marino. Al respecto, advierten que en dichas estructuras suele producirse el crecimiento de especies marinas incrustantes que reducen el flujo total de agua y que, por tanto, necesitan ser eliminadas periódicamente.

En este sentido, los pósitos añaden que, si para ello se emplean biocidas, antiincrustantes u otros productos químicos, existe un "evidente riesgo de impacto en el ecosistema adyacente a los conductos, por lo que dicho impacto debe contemplarse".

En el caso de que se usen dichos productos químicos, en el informe no se detalla de qué tipo serían y cuáles podrían ser sus consecuencias sobre el medio.

Respecto al impacto durante la construcción de la planta, el informe defiende la baja probabilidad de impacto por la tecnología empleada, aunque, según las alegaciones, ésta no se describe. Tampoco se cita en el análisis socioeconómico la proporción de población empleada en el sector pesquero de la ría.

En cuanto a las medidas correctoras del impacto en el medio, alegan que "están insuficientemente especificadas o se remite al Sistema de Gestión Ambiental aplicado por Stolt Sea Farm en todas sus granjas, pero sin referencias a esa fuente de información citada".

Añaden que, respecto al plan de vigilancia, ni se detalla la periodicidad en el análisis del agua en el medio receptor ni se describe el plan de emergencia en caso de detectarse niveles no aconsejables de los parámetros.

Fuente: http://www.elcorreogallego.es