(Por Esto).- A partir de este viernes 5 de junio, la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Tenencia de la Tierra del Congreso del Estado iniciará una serie de foros en los que participarán agrupaciones, empresarios, centros de investigación científica y tecnológica, así como instituciones educativas y del sector oficial.

Las sedes de estos foros serán varios puertos yucatecos, desde El Cuyo hasta Celestún, con el fin de recopilar propuestas y sugerencias para enriquecer y complementar la iniciativa de Ley de Pesca y Acuacultura Sustentable que analiza el Poder Legislativo, y que fue presentada por el diputado porteño Enrique Antonio Magadán Villamil.

Durante la sesión de las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Pesca, los diputados acordaron las siguientes fechas y lugares para llevar a cabo dichos foros: Río Lagartos, 5 de junio; Progreso, 12 del mismo mes; Celestún, el 19 y concluirán el 26 en el Congreso, donde tomarán parte instituciones educativas y científicas.

La presidenta de la comisión de Pesca, Elsa Virginia Sarabia Cruz (PRI), ordenó a la Oficial Mayor que distribuya la iniciativa para que cada diputado la analice y haga las observaciones y aportaciones que considere pertinentes, en tanto se realizan los foros acordados por los legisladores.

Entre los objetivos que se persiguen en la formulación y creación de la Ley de Pesca y Acuacultura en el Estado de Yucatán destacan la construcción de un nuevo esquema que permita la descentralización de funciones, competencias y recursos federales en esa materia, así como el ordenamiento e impulso a la actividad y acuacultura.

De acuerdo con Magadán Villamil, autor de la iniciativa, que contó con la valiosa colaboración del Dr. Delfín Quesada, director de Pesca del Gobierno del Estado, la ley pretende homologarse a la federal, toda vez que ésta última era general y no es posible aplicarla en su totalidad porque regula determinadas actividades y circunstancias de otras regiones del país que en Yucatán no existen, pero que tenían que acatarla, lo que resulta contraproducente.

Cabe recordar que la Entidad cuenta con una extensión de litoral costero de 370 kilómetros y más de 45,000 hectáreas de aguas continentales, donde se localizan 25 comunidades que dependen primordialmente de la pesca. De estas 25 poblaciones, 13 están asentadas en la costa y 12 con influencia pesquera sostenidas con una fuerza laboral de cerca de 12,000 pescadores que se dedican principalmente a la captura de especies como el mero, pulpo, langosta, carito, boquineta y una variedad de especies de escama nativas de la región.

Por lo que toca a la acuacultura y maricultura, la iniciativa señala que Yucatán aún no practica extensiva e intensivamente estas actividades, a pesar de tener las condiciones naturales y medio ambientales disponibles. Por ello, la nueva ley servirá de instrumento jurídico-administrativo para crear políticas públicas vinculadas a sendas actividades en nuestro Estado.

Además, resalta la necesidad de la reconversión pesquera, es decir, encontrar alternativas para los trabajadores de mar a raíz de la lenta pero constante decadencia de los recursos y fuerza marino-litorales. El esfuerzo pesquero o lo que es lo mismo, el número de embarcaciones y fuerza de trabajo; los fenómenos naturales (huracanes y frentes fríos o “nortes”), la marea roja y el calentamiento global, hacen que las instituciones vinculadas al sector diseñen políticas públicas para solventar problemas sociales, económicos y ecológicos presentes y futuros.

Se convoca a la comunidad pesquera de Yucatán a participar en los citados foros con propuestas u observaciones.

Por la tarde, las mismas comisiones de Puntos Constitucionales y Tenencia de la Tierra se reunieron con el presidente de la Comisión de Desarrollo Rural del Senado de la República, Heladio Ramírez López, para conocer el anteproyecto de la Ley Agroalimentaria.

Ramírez López habló sobre los alcances de la iniciativa, misma que surgió de la comisión que preside, a raíz de los foros, consultas y demandas que se han dado en todo el país.

Fuente: http://www.poresto.net