HUELVA (EFE).- La localidad onubense de Isla Cristina comercializará sus primeros mejillones propios dentro de año y medio, una vez que se han colocado ya las dos primeras bateas en aguas de su ría, que llegarán a 30 en la primera fase de este proyecto.

Fuentes del proyecto han indicado que las bateas se ubican a 35 millas de la orilla y se trata de estructuras que miden alrededor de 550 metros cuadrados, con lo que se pone en marcha el proyecto que se desarrolla en colaboración con la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía.

Antes del próximo verano quedarán colocadas todas las de la primera fase, y en un año y medio producirán mejillones que llegarán al mercado.

'Mejillones Isla Cristina' y 'Gambas y Mejillones de Huelva' son las dos empresas que han puesto en marcha sendos proyectos para cultivar este molusco en la costa onubense, y cada una va a gestionar 15 de las estructuras que se colocarán en dos parcelas de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de 542.515 metros cuadrados cada una, mientras que la segunda fase del proyecto incluye otras 10 bateas más.

Las bateas se ubican en una zona de cultivo que ha sido especialmente seleccionada de entre las 22 parcelas que ofrecía la Junta de Andalucía, concretamente en la zona denominada 'AND nº19'.

En estos primeros meses lo que se va a experimentar es el tipo de batea que se va a utilizar, más flexible que las gallegas, para hacer frente a los temporales en mar abierto.

Por eso son de polietileno en lugar de vigas de eucalipto y no necesitan flotación, y ya la fase experimental durante dos años ha dado buenos resultados tras la puesta en el mercado de 20 toneladas de mejillón por año criado en las aguas de Isla Cristina.

Los dos proyectos suman una inversión de 5,1 millones de euros, de los que la Junta subvenciona 2,54 millones.

Aunque todavía es pronto para hablar de cifras de producción, sin embargo los estudios previos realizados estiman que las 30 bateas podrían sumar unas 1.400 toneladas de mejillón al año (700 toneladas por proyecto) y en períodos de máximo rendimiento se podrán alcanzar las 2.000 toneladas.