(MAC).- Un total de 55 cangrejos de Córcega, de los que 19 son hembras y el resto machos de 15 a 22 centímetros de envergadura de cefalotórax, fueron liberados en un lugar de la reserva integral de Cabrera, dónde se espera que los ejemplares de ‘Maja squinado’ puedan encontrar un fondo marino adecuado para reproducirse y, posteriormente, colonizar el fondo marino del resto de islas. El resto de animales traídos de Córcega se conservarán en la sede del Laboratorio de Investigación Marina y Acuícola (Limia), en Andratx, para continuar el proyecto de cría en cautiverio.

El Limia de la Conselleria de Agricultura y Pesca desarrolla un importante proyecto para la reintroducción en el fondo marino de Baleares del cangrejo mediterráneo ‘maja squinado’, una especie que se encuentra prácticamente extinguida en las Islas, dónde sólo se han encontrado algunos ejemplares en Formentera.

A principios de mayo, un equipo del Limia se desplazó a Córcega, de dónde se llevaron 100 ejemplares adultos de cangrejo para continuar con el proyecto de reintroducción en nuestras aguas. Estos ejemplares deben servir para la cría y posterior reintroducción en las reservas marinas de Baleares y en el Parque Nacional de Cabrera.

La consellera de Agricultura y Pesca, Mercè Amer, destacó hoy el proyecto del cangrejo como un claro ejemplo de la importante “tarea de investigación que se está llevando a cabo desde el Limia para conocer a fondo las condiciones ambientales óptimas del cangrejo”.

Los objetivos del proyecto llevado a cabo por el Laboratorio de Investigación Marina son, aparte de la obtención de reproductores de cangrejo mediterráneo en Córcega, la difusión del proyecto entre cofradías de pescadores, escuelas de buceo, asociaciones de pesca recreativa, para obtener la colaboración en el programa de reintroducción, así como en la posible localización de otras poblaciones locales de cangrejo.

Por otra parte, la suelta de cangrejos coincide con el primer periodo de posta de los animales, que se inicia en la primavera y se alarga hasta los meses de julio y agosto. En este sentido, una parte importante del proyecto contempla la cría del cangrejo mediterráneo a partir de los ejemplares adultos obtenidos, así como el mantenimiento y la alimentación de juveniles en la fase de crecimiento mediante dietas naturales.

Asimismo, la especie se encuentra cada vez más amenazada en el Mediterráneo, a pesar de que en el mar Adriático, se pesca con abundancia. En el caso de Baleares, sus capturas también eran muy importantes, sobre todo en lugares como la isla de Cabrera. Aún así, los últimos datos de capturas aisladas de algunos ejemplares datan de finales de los años 80, con la excepción de Formentera, dónde todavía se encuentra una pequeña población, cada vez más residual.

Finalmente, para conseguir la cría de las dos especies de cangrejos que existen en España, la Junta Asesora de Cultivos Marinos (JACUMAR), dependiente del MAPYA, aprobó el Plan Nacional de Cultivo de Centolla, con una duración de tres años (2006-2008) y en el cual participan las Comunidades Autónomas de Andalucía, Canarias, Catalunya, Baleares y Murcia. Con este proyecto se pretendía conseguir la cría del cangrejo en cautiverio, objetivo que ya se ha conseguido y en las instalaciones del LIMIA durante dos años consecutivos.

Fuente: http://mallorcaconfidencial.com