La larva de bacalao y halibut requieren de alimento vivo durante sus primeros días de vida, antes de que puedan consumir dietas secas. Este es un periodo vulnerable para la larva.

Estudios realizados por el National Institute of Nutrition and Seafood Research (NIFES) mostraron una alta tasa de supervivencia entre las larvas de bacalao cuando fueron alimentadas con proteínas parcialmente digeridas.

En pruebas de alimentación realizados por NIFES, a las larvas se les proporciono alimentos secos con varios niveles de proteína parcialmente digeridas, por ejemplo proteína hidrolizada de pollack y calamar 41 días después de la eclosión. Las larvas de halibut fueron alimentadas durante 63 días después de la primera alimentación con alimento vivo. En este periodo de tiempo ambas larvas del bacalao y halibut fueron alimentados con un alimento seco.

- Cuando se incremento el contenido de proteínas hidrolizadas de cero a 400 gramos por kilogramo de alimento seco, la tasa de supervivencia para el bacalao se incremento de alrededor del 7% al 18%; luego de que el bacalao alcanzó la edad de 82 días, informo el investigador Kristin Hamre de NIFES.

- Se obtuvo un resultado diferente con el halibut. Cuando el contenido de proteínas hidrolizadas en el alimento se incremento de cero a 450 gramos por kilogramo de alimento seco, la tasa de supervivencia disminuyó de 57% a 22%, informó Hamre.

Esto se debe a que el halibut come mas lentamente que el bacalao, y que los nutrientes podrían haber pasado de los pellets al agua, antes que el halibut tenga el tiempo de comerlos.

¿Fuga de nutrientes de los alimentos secos?

Es importante que las larvas de los peces ingieran, digieran y absorban los nutrientes que necesitan. Esto es un desafío, especialmente en el primer periodo antes de que el sistema digestivo este totalmente desarrollado. Los nutrientes pueden dejar el pellet cuando están en el agua y antes de que se han consumidos por los peces. Con la finalidad de examinar la cantidad de nutrientes que se pierden, la fuga de los alimentos en el estudio descrito arriba fue comparado usando un alimento coagulado por calor, y otros dos alimentos, uno aglomerado y una proteína encapsulad, con diferentes tamaños de partícula (menos de 0.3 mm, 0.3-0.6 mm y 0.6-1.0 mm). La fuga fue examinada en el alimento conteniendo proteína intacta y en un alimento con proteína hidrolizada.

Los resultados mostraron que existe una fuga de nutrientes del alimento seco, especialmente en los dos primeros minutos después que el alimento es puesto dentro del agua. La fuga se incrementa con la disminución del tamaño de la partícula y la disminución del peso molecular de los nutrientes, resaltó Hamre.

El alimento aglomerado mostro la mayor fuga de nutrientes, seguido por el alimento coagulado por calor y por las proteínas encapsuladas. Experimentos subsecuentes han demostrado una fuga extensiva de nutrientes de los alimentos con proteínas encapsuladas durante la producción.

El alimento hidrolizado mostró un alto grado de fuga que el alimento que contenía la proteína intacta, dijo Hamre.

El desarrollo de las larvas de bacalao y halibut del Atlántico en las piscigranjas

Las larvas de bacalao después de la eclosión miden 4.0 mm y son bastante inmaduras. Su boca es pequeña y su sistema digestivo no esta totalmente desarrollo. Los dos o tres primeros días después de la eclosión, las larvas obtienen los nutrientes del saco vitelino que se encuentra bajo el estomago. Después es alimentado con rotíferos vivos. A los 25 a 30 días las larvas pueden consumir alimento seco. Se viene trabajando para reducir el tiempo en el cual la larva es dependiente de los rotíferos a través del desarrollo de alimentos secos y regímenes de alimentación satisfactorios.

La larva de halibut del Atlántico, después de la eclosión, es de 12.0 mm y bastante inmadura. En esta etapa de vida, hasta que ellas alcanzan los 45 días de edad, la larva depende de los nutrientes proveídos por el saco vitelino. La larva de 45 a 100 días no son capaces de consumir alimentos secos, y por consiguiente se alimentan de Artemia. Se viene trabajando para reducir el tiempo en que la larva del halibut del Atlántico es dependiente del alimento vivo. Mejorando el alimento seco permitirá que algunas piscigranjas desteten sus larvas de halibut del Atlántico antes de los 100 días después de la eclosión.

Artículos científicos:

Kvåle, A., Mangor-Jensen, A., Harboe, T. and Hamre, K. (2009) Effects of protein hydrolysates in weaning diets to Atlantic cod (Gadus morhua L.) and Atlantic halibut (Hippoglossus hippoglossus L.). Aquaculture Nutrition 15, 218–227.

Kvåle, A., Yúfera, M., Nygård, E., Aursland, K., Harboe, T. and Hamre, K. (2006) Leaching properties of three different micropaticulate diets and preference for the diets in cod (Gadus morhua L.) larvae. Aquaculture, 251, 402-415.

Persona de contacto:
Kristin Hamre,
Aquaculture Nutrition Research Programme
Tlf.: 481 85 034
E-post: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.