(La Voz de Galicia).- Con 290.000 toneladas de producción el pasado año (entre moluscos y peces), España continúa a la cabeza de Europa en el sector acuícola. Así lo confirmó ayer el secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro, al presentar la evolución de esta actividad entre los años 2004 y 2008. Unas cifras que vuelven a constatar la primacía de Galicia que, con 202.246 toneladas, aportó casi el 70% del total.

«La evolución de las cifras de la acuicultura marina de peces en España en este período muestra un crecimiento muy elevado. Es más, hemos duplicado la producción, al pasar de 20.000 toneladas en el 2004 a las 41.000 actuales», señaló Fragueiro, que, sin embargo, matizó que el sector está acusando el impacto de la crisis, por lo que se espera que este año ralentice su crecimiento, lo que obligará a revisar a la baja las previsiones recogidas en el Plan Estratégico redactado en el 2006.

En aquel momento, las estimaciones eran de llegar a las 70.000 toneladas de producción de peces en el 2010, pero el secretario general apuntó que la coyuntura económica actual podría reducirlas hasta 60.000. «Por un lado la disminución de la demanda y por otro las dificultades en el acceso al crédito, han hecho que en este último año se haya ralentizado el incremento de la producción. Pero hay que esperar a ver cuál es la cifra del 2009», insistió Fragueiro, que, no obstante, destacó la fortaleza y las perspectivas de futuro del sector.

Moluscos y peces

Según los datos de la Junta Nacional de Cultivos Marinos (Jacumar), de las más de 290.000 toneladas que España produjo el pasado año, el 78% corresponde a moluscos (principalmente mejillón, junto con ostras, almejas y berberechos) y el 22% restante a peces.

Por especies, en el 2008 se produjeron 23.000 toneladas de trucha, 20.000 de dorada, 9.000 de lubina, más de 7.000 de robadallo y 2.500 de túnidos.

Martín Fragueiro hizo especial hincapié en que la acuicultura, que generó 450 millones de euros de ingresos en el 2007 y empleó a 27.643 trabajadores, supone un importante motor de desarrollo para las zonas costeras altamente dependientes de la pesca. También destacó que el sector, que crea «un empleo de calidad y estable», había permitido la incorporación de la mujer a una actividad tradicionalmente masculina.

Las perspectivas gallegas

Por comunidades autónomas, Galicia concentra la mayor parte de la producción de rodaballo y de trucha, así como de mejillón, y pese a la coyuntura poco favorable, Martín Fragueiro se mostró optimista sobre el futuro del sector en la comunidad. «Galicia, fundamentalmente, tiene dos producciones de acuicultura marina: la más consolidada es la del mejillón, que varía muchísimo de un año a otro por la incidencia de las mareas rojas, y la otra es el rodaballo, que ha pasado de 4.000 toneladas en el 2004 a casi 7.000 actualmente», apuntó el responsable del ministerio.

En la misma línea, añadió que «dado que la comunidad tiene proyectadas nuevas instalaciones de rodaballo y lenguado, y que esta primera especie sigue teniendo una demanda elevada tanto a nivel interno como externo, además de estar muy bien retribuida, considero que Galicia deberá seguir creciendo de forma significativa».