BARCELONA (EFE).- Investigadores del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona del CSIC han puesto en marcha la red temática REDIBAL , una plataforma web sobre microalgas y biotoxinas marinas que integrará toda la información disponible en España y Portugal sobre unos organismos que pueden ser nocivos para la pesca.

REDIBAL (www.redibal.org ) incorpora una base de datos con los centros que trabajan en esta área, así como los proyectos, el personal, las especies de microalgas tóxicas o nocivas, su distribución geográfica en las costas de estos dos países, las toxinas que producen y los efectos que causan en las personas o en la biodiversidad.

El desarrollo de esta red, que se presentó hace unos días en Lisboa, ha contado con el trabajo de investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO) de Vigo y del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzado del CSIC de Baleares, ha informado el CSIC por medio de una nota de prensa.

La web, de carácter gratuita, incluye una sección de divulgación y un foro de discusión de los expertos abierto a las consultas de cualquier internauta.

La incidencia de las proliferaciones de algas nocivas es cada día mayor en la economía de los países costeros, según explica Esther Garcés, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar, una proliferación que puede tener diversos efectos.

"Desde el simple deterioro de la calidad visual de las aguas de recreo, hasta las mortandades masivas de organismos marinos, incluidos los peces en instalaciones de acuicultura o las intoxicaciones de los consumidores de marisco".

Los síndromes de intoxicación paralítica por moluscos (PSP), la toxina de efectos neurológicos (NSP) o la intoxicación diarreica por moluscos (DSP) se pueden sufrir incluso cuando las concentraciones de organismos biotóxicos son muy bajas.

Los programas de control puestos en marcha en diferentes comunidades autónomas (Galicia, Cataluña y Andalucía, entre otras) y Portugal, son la respuesta a directivas europeas, como las normas sanitarias para productos de la pesca y las toxinas nocivas para la salud, que obligan a considerar las algas nocivas en los controles rutinarios de las aguas costeras donde hay zonas de producción.

"Ahora que se acerca el verano se pueden observar manchas de color verde, rojo o marrón en zonas costeras, indicativas de proliferaciones de algas", ha añadido Garcés.

La web quiere reunir información sobre las últimas investigaciones que se llevan a cabo en este campo, como son, por ejemplo, las relacionadas con los efectos del cambio climático en la frecuencia y distribuciones de estas proliferaciones.

Santiago Fraga, del IEO de Vigo, apunta que hay evidencias de que el incremento de temperaturas detectado en el mar, como consecuencia del calentamiento global, desplaza especies a latitudes superiores.

Esto implica el riesgo de aparición en las costas de España y Portugal de especies que hasta ahora sólo se encontraban en aguas tropicales.