(La Tercera).- Los bancos no están dispuestos a condonar parte de las deudas de las salmoneras, como se ha discutido en el caso de AquaChile. Sin embargo, sí están negociando con estas empresas acuícolas un período de gracia extendido para  comenzar a pagar los créditos que hoy tienen.

Fuentes de ambos sectores afirman que los plazos fluctúan entre tres y cinco años,  tiempo que permitiría a las salmoneras recuperarse -sólo el  ciclo de producción del salmón atlántico es de 18 a 20 meses en el mar hasta que alcanza un peso adecuado para la venta- y comenzar a tener flujos por las ventas, que les permitan pagar sus créditos.

Este año gran parte de las salmoneras dejará sus centros de cultivo sin salmones -se hizo una extracción adelantada-, con el fin de dejar las aguas en descanso, hasta que disminuya la presencia del virus ISA. Además, esta pauta dará tiempo para que la industria se pueda reorganizar bajo la nueva estructura sanitaria.

"A los bancos les resulta muy difícil condonar. Sin embargo, sí pueden extender los años de gracia o establecer pagos diferidos de intereses", afirma una fuente de una gran salmonera.

No obstante, algunos analistas recalcan que para las salmoneras contar con más plazo para pagar no es una panacea, ya que la deuda seguirá ahí y aún está pendiente cómo se conseguirán recursos frescos para invertir en adelante bajo  nuevas exigencias sanitarias.

MENSAJES DEL GOBIERNO

Las negociaciones entre las salmoneras y los bancos ayer tuvieron repercusiones en el gobierno.

El ministro de Economía, Hugo Lavados, desestimó que el gobierno esté en una posición pasiva, aunque agregó que no se intervendrá en una negociación específica, ya que es una materia entre empresas privadas.

"Sería extremadamente negativo que así lo hiciéramos", indicó, añadiendo que la autoridad lo que sí está haciendo es generar condiciones para que el financiamiento llegue a las empresas productoras de salmones.

En ese sentido, dijo que el gobierno ha hecho llamados y reiterado la urgencia de la aprobación de la reforma a la Ley de Pesca. "Y mientras más condiciones le pongamos a esta iniciativa, más difícil será su aprobación", afirmó en alusión a las diferencias que han expresado los senadores.

Aun así, Lavados estimó que antes de que termine este mes se resolverá gran parte de los temas, lo cual permitiría tener despachada la ley a mediados de julio.

Por lo mismo, afirmó que el hecho de que las salmoneras y los bancos no lleguen a acuerdos "significa un juego de sumas extremadamente negativas en que ambos pierden".

Fuente: http://www.latercera.com