SINALOA (Debate).- Los ostiones y almejas afectados por una extraña mancha púrpura, poseen una elevada presencia de una bacteria de tipo espiroqueta, revelan los resultados preliminares del análisis de muestras.

El presidente de la Junta Local de Sanidad de Molus-cos, Jorge Alberto Guevara Ponce, explicó que aún no determinan si esta bacteria se relaciona con la mortandad de estos moluscos bivalvos, lo cual sabrán con certeza la próxima semana.

El especialista indicó que se conjuntaron varios factores, como el calor, que permite una alta incidencia bacteriológica en el agua y la temporada de reproducción.

Durante este ciclo los moluscos bajan sus defensas y se enferman y mueren. Esta mortandad masiva se da de mayo a junio.

Jorge Guevara añadió que encontraron que esta bacteria no puede afectar a los humanos, sin embargo pidieron análisis en fresco y del virus del herpes, que también pue-de afectar a esta especie.

"El virus del herpes es similar al del humano, pero menos mutable, afecta a semillas juveniles y los adultos son más resistentes".

Los casos de mancha púrpura se han presentado en las almejas blanca, amarilla, voladora y en ostiones; el problema se ha extendido a las bahías de Elota, Ahome, Angostura y Navolato.

Así lo comían. En la bahía de Altata los vendedores de mariscos están alertas y preocupados.

El restaurantero y miembro de la Unión de Marisqueros de Altata, Carlos Torres, dijo que existe temor de que bajen las ventas o la Secretaría de Salud emita una alerta sanitaria.

El empresario dijo que el año pasado vendieron almejas y ostiones con la mancha púrpura y la gente se las comió sin problema y sin que se enfermaran.

"El año pasado se vendían con todo y mancha y la seguían comiendo, pensaban que desovó y estaba enflacando, y por eso los colores".

El marisquero añadió que ahora hay escasez de ostión y almeja porque los pescadores dejaron de surtirlo por este problema.

Carlos Torres señaló que tiene muchos años como pescador, y afirma que el producto pudo mancharse por culpa de otro molusco que denominan "liebre" o "conejo".

Este animal es similar a los caracoles pero sin caparazón, con antenas largas, de ahí su mote, y llega a medir unos 15 centímetros de largo, vive en el fondo del mar y arroja una tinta similar a la de los pulpos.

Sin embargo el encargado de la Junta Local de Sanidad de Moluscos descartó esta posibilidad, ya que las especies de concha son muy cerradas y no permiten la entrada de ese líquido.

Riesgo comercial. Diversos propietarios de restaurantes y carretas de mariscos manifestaron su preocupación ante la situación actual de la mancha púrpura.

"Tenemos que acatar lo que informe la Secretaría de Salud al respecto, pero hasta el momento el producto que nos ha llegado está bueno", dijo el restaurantero Arsenio López. El comerciante de mariscos Eduardo Manso decidió deshacerse de todas las almejas que tenía su establecimiento en Culiacán.

"Se veían bien, pero por las dudas las tiramos".

Fuente: http://www.debate.com.mx