SEATTLE.- Usualmente pensamos en comida cuando hablamos de camarones y cangrejos. Pero los investigadores en la Universidad de Washington informaron que estos crustáceos pueden ayudar a reparar los nervios en humanos.

Los investigadores han combinado el poliéster industrial con una sustancia de las conchas de crustáceos llamados “chitosan” para crear tubos delgados llamados nervios guías para ayudar a reparar los nervios rotos.

Los investigadores indicaron que ambos materiales tienen las calidades necesarias para un apropiado nervio guía. El poliéster es fuerte, flexible, y biodegradable, además es comúnmente usado en suturas.

El chitosan es barato, fácil de hallar y no tiene respuesta inmunológica. Estos pueden hincharse en ambiente húmedos, como los que existen dentro del cuerpo humano.

Los investigadores unieron las dos en una fibra hibrida. Cuando se probo en comparación con nervios guías de otros materiales, los investigadores informaron que las guías de chitosan-poliester fueron los mas consistentes en fortaleza, flexibilidad y permanecen en condiciones húmedas y secas.

Los investigadores destacaron que los nervios guías pueden trabajar bien en la recuperación de heridas, tendones, ligamentos, cartílagos y músculos.

Fuente: NWCN