Sevilla (Europa Agraria). Un reciente informe de la FAO desarrolla diferentes aspectos relacionados con la importancia actual de la producción de animales acuáticos, su evolución futura y los principales factores limitantes para su desarrollo.

 

Actualmente, la acuicultura sigue creciendo más rápidamente que cualquier otro sector de producción de alimentos de origen animal; su tasa de crecimiento en el mundo fue del 8,8 por ciento al año desde 1970, mientras que la pesca de captura ha crecido solamente a razón del 1,2 y los sistemas de producción de carne de cría en tierra, un 2,8 por ciento. Sin embargo, hay síntomas de que la tasa de crecimiento de la acuicultura mundial puede haber alcanzado sus cotas máximas, si bien es posible que continúen siendo elevadas las correspondientes a algunas regiones y especies.

La producción mundial declarada de la acuicultura en 2004 fue de 45,5 millones de toneladas, con un valor de 63 300 millones de dólares. En EE.UU y China representó casi el 70 por ciento del volumen y más de la mitad del valor del total mundial de la producción acuícola.

En todas las regiones aumentó la producción de 2002 a 2004, especialmente en las del Cercano Oriente y África del Norte y América Latina y el Caribe, donde el crecimiento anual medio fue del catorce y diez por ciento, respectivamente.

En lo relativo al suministro de pescado para la alimentación humana, en 2004, el sector de la acuicultura produjo en todo el mundo, con exclusión de China, unos 15 millones de toneladas de productos acuáticos cultivados, mientras que la pesca de captura aportó unos 54 millones de toneladas de pescado destinado al consumo humano directo.

Las cifras correspondientes consignadas para China fueron de 31 millones de toneladas de la acuicultura y 6 millones de toneladas de la pesca de captura, lo que supone una indicación clara del predominio de la acuicultura en ese país.

Durante los últimos años, se han registrado importantes incrementos en la cantidad de pescado para consumo humano procedente de la acuicultura, la cual se estima que en 2004 suministró el 43 por ciento del total disponible para dicho consumo.

La producción de la acuicultura ha hecho aumentar la demanda y el consumo de varias especies de valor elevado, como camarones, salmones y bivalvos. Desde mediados del decenio de 1980, la producción de estas especies ha dejado de proceder principalmente de la captura silvestre para venir principalmente de la acuicultura, lo que ha hecho bajar sus precios y ha incrementado mucho su comercialización.

Seguridad alimentaria

La acuicultura es también muy importante para la seguridad alimentaria en varios países en desarrollo, sobre todo de Asia, por el volumen de producción de algunas especies baratas de agua dulce, que se destinan principalmente al consumo interno.

La producción es diversa dentro de cada región. En la de Asia y el Pacífico, la producción de la acuicultura en China, Asia meridional y la mayor parte del Asia sudoriental consiste principalmente en ciprínidos (carpas y afines), mientras que en el resto de Asia oriental consiste en peces marinos de valor elevado.

En el plano mundial, un 99,8 por ciento de las plantas acuáticas cultivadas, un 97,5 por ciento de los ciprínidos, un 87,4 por ciento de los camarones y un 93,4 por ciento de las ostras procedían de Asia y el Pacífico. En cambio, el 55,6 por ciento de los salmónidos cultivados en todo el mundo procedían de Europa occidental, principalmente de la parte septentrional del continente. No obstante, la producción de carpas es la más importante en Europa central y oriental, tanto en cantidad como en valor.

En América del Norte, el pez gato es la principal especie de acuicultura en los Estados Unidos de América, mientras que el salmón del Atlántico y el del Pacífico predominan en Canadá. En América Latina y el Caribe, durante el último decenio, el cultivo de salmónidos ha predominado sobre el del camarón como principal grupo de especies de acuicultura, tras los brotes de enfermedades padecidos en las principales zonas productoras de camarón y debido al rápido crecimiento de la producción de salmones en Chile. La región del África subsahariana continúa desempeñando un papel secundario en la acuicultura a pesar de su potencial natural.

Ni siquiera la acuicultura de la tilapia, que es una especie originaria del continente, se ha desarrollado de forma importante.
Nigeria es el principal país productor de la región, con una producción de 44 000 toneladas de pez gato, tilapia y otros peces de agua dulce. En África del Norte y el Cercano Oriente, Egipto es con mucho el principal país productor (proporciona el 92 por ciento del total regional) y es ahora el segundo mayor productor mundial de tilapia, después de China, y el principal productor de lisas.

La mayor parte de la producción acuícola de peces, crustáceos y moluscos continúa procediendo de masas de agua dulce (el 56,6 por ciento en cantidad y el 50,1 por ciento en valor). La maricultura aporta el 36,0 por ciento de la producción en cantidad y el 33,6 por ciento del valor total. Si bien gran parte de la producción marina consiste en peces de valor elevado, incluye también una gran cantidad de mejillones y ostras de bajo precio. La producción en aguas salobres, aunque representó sólo el 7,4 por ciento del total producido en 2004, aportó el 16,3 por ciento del valor total, debido a que predominan en ella los crustáceos y peces de valor elevado. A diferencia de los sistemas de producción animal en tierra, en los que la mayor parte de la producción mundial se basa en un número limitado de especies animales y vegetales, en las estadísticas pesqueras de 2004 figuran más de 240 especies diferentes de animales y plantas acuáticos cultivados. Por especies, la mayor producción fue la de ostión japonés (Crassostrea gigas) que ascendió a 4,4 millones de toneladas, seguida de la de tres especies de carpas: carpa plateada (Hypophthalmichthys molitrix) con 4,0 millones de toneladas, carpa china (Ctenopharyngodon idellus) con 3,9 millones de toneladas y carpa común (Cyprinus carpio) con 3,4 millones de toneladas. En lo que respecta al valor, el cultivo del camarón ocupa el segundo lugar y ha aumentado considerablemente en el período 2002-04.

La acuicultura, como la mayor parte de sistemas de producción de alimentos, tiene o puede tener repercusiones negativas. Éstas deben mantenerse dentro de unos límites socialmente aceptables. La ordenación ambiental insuficiente de la acuicultura (intensiva o extensiva) es un problema que no se puede soslayar. Si se permite un desarrollo irresponsable de la acuicultura o si se adoptan enfoques muy parciales, existe el riesgo de que las repercusiones negativas puedan contrarrestar todo posible efecto beneficioso de ella. A largo plazo, es posible que la acuicultura no logre aportar el suministro adicional de pescado que es necesario para satisfacer la demanda de una población mundial cada vez mayor. No obstante, la acuicultura se ve influida también por factores de origen antropogénico, como la contaminación de los piensos y del medio acuático por los desechos urbanos y la contaminación de la agricultura, y por una mala ordenación del paisaje. Estos factores están afectando al alcance y la naturaleza del desarrollo de la acuicultura en algunas regiones del mundo. Como actividad productiva, la acuicultura se ve afectada también por la escasez de los recursos necesarios para su desarrollo, entre los que destacan el territorio, el agua, los ingredientes para piensos y la energía.

La acuicultura, como la mayor parte de sistemas de producción de alimentos, tiene o puede tener repercusiones negativas. Éstas deben mantenerse dentro de unos límites socialmente aceptables.

La ordenación ambiental insuficiente de la acuicultura (intensiva o extensiva) es un problema que no se puede soslayar. Si se permite un desarrollo irresponsable de la acuicultura o si se adoptan enfoques muy parciales, existe el riesgo de que las repercusiones negativas puedan contrarrestar todo posible efecto beneficioso de ella.

A largo plazo, es posible que la acuicultura no logre aportar el suministro adicional de pescado que es necesario para satisfacer la demanda de una población mundial cada vez mayor.

No obstante, la acuicultura se ve influida también por factores de origen antropogénico, como la contaminación de los piensos y del medio acuático por los desechos urbanos y la contaminación de la agricultura, y por una mala ordenación del paisaje. Estos factores están afectando al alcance y la naturaleza del desarrollo de la acuicultura en algunas regiones del mundo. Como actividad productiva, se ve afectada también por la escasez de los recursos necesarios para su desarrollo, entre los que destacan el territorio, el agua, los ingredientes para piensos y la energía.

Dificultades

Con contadas excepciones, en la mayoría de países de todo el mundo y en especial en el continente asiático (principal productor acuícola), existe muy poco terreno nuevo que esté disponible para la explotación piscícola. La escasez de tierra es, y seguirá siendo, una de las mayores limitaciones para la expansión mundial de la acuicultura. La escasez de agua dulce es el segundo factor que podría limitar el futuro desarrollo de la acuicultura. Además de su utilización para el consumo humano, el cultivo de especies acuícolas de agua dulce y la agricultura, el agua dulce se utiliza en el cultivo en agua salobre de especies como el camarón para alcanzar niveles de salinidad óptimos. Con frecuencia su utilización en la acuicultura se suele considerar una pérdida para la agricultura, y en muchos casos se han priorizado los usos agrícolas en la asignación del agua.

La utilización de piensos seguirá desempeñando una función determinante en la producción y el desarrollo de la acuicultura. La disponibilidad y el coste del pienso pueden constituir una limitación crítica para esta actividad. Con el incremento previsto de la producción acuícola en todo el mundo la demanda de piensos acuícolas mantendrá su escalada y, por lo tanto, lo mismo sucederá con la de harina y aceite de pescado.

Si bien se prevé que la producción de harina y aceite de pescado continúe estable durante la próxima década, se espera que disminuya la proporción de su empleo en el sector de producción animal y que aumente la utilización de aceite y proteínas de origen vegetal.

Repercusiones negativas y dificultades

La acuicultura, como la mayor parte de sistemas de producción de alimentos, tiene o puede tener repercusiones negativas. Éstas deben mantenerse dentro de unos límites socialmente aceptables.

La ordenación ambiental insuficiente de la acuicultura (intensiva o extensiva) es un problema que no se puede soslayar. Si se permite un desarrollo irresponsable de la acuicultura o si se adoptan enfoques muy parciales, existe el riesgo de que las repercusiones negativas puedan contrarrestar todo posible efecto beneficioso de ella.

A largo plazo, es posible que la acuicultura no logre aportar el suministro adicional de pescado que es necesario para satisfacer la demanda de una población mundial cada vez mayor.

No obstante, la acuicultura se ve influida también por factores de origen antropogénico, como la contaminación de los piensos y del medio acuático por los desechos urbanos y la contaminación de la agricultura, y por una mala ordenación del paisaje. Estos factores están afectando al alcance y la naturaleza del desarrollo de la acuicultura en algunas regiones del mundo. Como actividad productiva, se ve afectada también por la escasez de los recursos necesarios para su desarrollo, entre los que destacan el territorio, el agua, los ingredientes para piensos y la energía.

Dificultades

Con contadas excepciones, en la mayoría de países de todo el mundo y en especial en el continente asiático (principal productor acuícola), existe muy poco terreno nuevo que esté disponible para la explotación piscícola. La escasez de tierra es, y seguirá siendo, una de las mayores limitaciones para la expansión mundial de la acuicultura. La escasez de agua dulce es el segundo factor que podría limitar el futuro desarrollo de la acuicultura. Además de su utilización para el consumo humano, el cultivo de especies acuícolas de agua dulce y la agricultura, el agua dulce se utiliza en el cultivo en agua salobre de especies como el camarón para alcanzar niveles de salinidad óptimos. Con frecuencia su utilización en la acuicultura se suele considerar una pérdida para la agricultura, y en muchos casos se han priorizado los usos agrícolas en la asignación del agua.

La utilización de piensos seguirá desempeñando una función determinante en la producción y el desarrollo de la acuicultura. La disponibilidad y el coste del pienso pueden constituir una limitación crítica para esta actividad. Con el incremento previsto de la producción acuícola en todo el mundo la demanda de piensos acuícolas mantendrá su escalada y, por lo tanto, lo mismo sucederá con la de harina y aceite de pescado.

Si bien se prevé que la producción de harina y aceite de pescado continúe estable durante la próxima década, se espera que disminuya la proporción de su empleo en el sector de producción animal y que aumente la utilización de aceite y proteínas de origen vegetal.

Procedencia de los peces

La mayor parte de la producción acuícola de peces, crustáceos y moluscos continúa procediendo de masas de agua dulce (el 56,6 por ciento en cantidad y el 50,1 por ciento en valor).

La maricultura aporta el 36,0 por ciento de la producción en cantidad y el 33,6 por ciento del valor total. Si bien gran parte de la producción marina consiste en peces de valor elevado, incluye también una gran cantidad de mejillones y ostras de bajo precio.

La producción en aguas salobres, aunque representó sólo el 7,4 por ciento del total producido en 2004, aportó el 16,3 por ciento del valor total, debido a que predominan en ella los crustáceos y peces de valor elevado.

A diferencia de los sistemas de producción animal en tierra, en los que la mayor parte de la producción mundial se basa en un número limitado de especies animales y vegetales, en las estadísticas pesqueras de 2004 figuran más de 240 especies diferentes de animales y plantas acuáticos cultivados.

Fuente: http://www.europaagraria.net