VIGO (EFE).- El presidente del grupo Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, ha indicado hoy que prevé comenzar a criar en Mozambique antes de que finalice el año.

Así lo dijo Fernández de Sousa durante un encuentro con el ministro mozambiqueño de Pesca, Cadmiel Filiane Muthemba, en el que ambos explicaron que ya existe el acuerdo correspondiente para iniciar los cultivos de panga por acuicultura en el país africano.

A finales de año, explicó Fernández de Sousa, se espera ya tener concluido el proyecto, el presupuesto y el emplazamiento para la obra de la planta.

Un técnico de Pescanova explicó, en alusión a la polémica de salubridad del panga en zonas como Vietnam, que en el caso del grupo empresarial se garantiza "la mayor" de las calidades.

En la misma línea se mostró el presidente del grupo Pescanova que argumentó que existen "miles de especies distintas de panga" y que cuando ocurrió todo aquello del panga asiático, en el caso de Pescanova nunca tuvo problemas sanitarios "ni de ningún tipo".

El panga que se cultivará en Mozambique "va a ser de calidad" y no tendrá "ningún problema", subrayó el máximo responsable del grupo Pescanova, que aseguró que la empresa cuenta con los "mejores controles".

Según Fernández de Sousa, Mozambique supone una "buena zona", entre otras cuestiones, por ser un país africano que tiene un trato favorable en los aranceles.

La previsión producción mínima de Pescanova en esta planta es de unas 10.000 toneladas al año.

Por su parte, Cadmiel Filiane Muthemba, que aprovechó para destacar la estrecha relación con Pescanova desde hace años, se mostró convencido de que la implantación del grupo empresarial gallego para el cultivo de panga ayudará a que se incremente el consumo de este pescado.

En la actualidad, en Mozambique se consume al año y por persona entre 6 y 8 kilos de pescado, por debajo de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que aconseja consumir 18 kilos al año por persona.

En este país africano existe ya un terreno de 250.000 hectáreas donde podría instalarse esta planta de acuicultura.

Pescanova ha invertido en Mozambique unos 35 millones de euros y posee en el país africano astilleros y almacenes, así como una flota de una treintena de barcos. Su filial, Pescamar, produce al año en este país unas 3.000 toneladas de langostino.