Tres días después del lanzamiento de la primera Unidad Demostrativa de Programa Água Doce, una comunidad de Caatinga Grande acaba de obtener sus primero ingresos con la venta de tilapias rojas criadas en sus estanques.

 

La comercialización de 718 kilos de peces garantiza al poblador una renta de R$ 2.462, de los cuales el 50% serán reservados para mantener la crianza. Asimismo, esta unidad tiene como finalidad el de ofrecer agua potable a la población.

La Unidad Demostrativa es un complejo productivo que incluye desalinizadores. El agua subterránea, mayormente salada, es tratada, para convertirla en apta para el consumo humano, mejorando las condiciones de salud de la población. La sal almacenada en el agua restante es depositada en estanques en donde se crían tilapias rojas. El paso siguiente es aprovechar el efluente de estos estanques, ricos en materia orgánica, para irrigar la hierba salada, que a su vez es utilizada en la producción de heno, el mismo que sirve para alimentar al ganado ovino y carpino.

Una primera unidad fue inaugurada el 30 de marzo, en Caatinga Grande, villa del municipio de São José do Seridó.

Aproximadamente más de mil tilapias de 600 gramos fueron comercializadas en esta primera etapa. Los precios variaron de R$ 3.80 a 4.0 por kilo.