Yonathan Zohar, director del Center of Marine Biotechnology en la University of Maryland Biotechnology Institute, informó que vienen cosechando los primeros peces que han sido cultivados de una forma ambientalmente amigables.

Zohar y su equipo de científicos vienen laborando por años para perfeccionar las técnicas de reproducción y cultivo de peces en cautiverio, de una forma rápida y limpia. Para especies marinas como branzini (lubia europea), ellos preparan agua de mar artificial, lo reciclan casi todo, filtran los desechos y capturan metano que es usado como fuente de energía en la crianza de peces.

Con el creciente interés del público en alimentos de origen acuático sustentable, ellos esperan demostrar la viabilidad comercial de una granja en tierra y con un sistema de recirculación cerrado.

“Esta es la nueva ola en el cultivo de organismos acuáticos” predice Zohar.

Los expertos vienen advirtiendo desde hace algún tiempo que los océanos no pueden satisfacer la demanda mundial por alimentos de origen acuático. Según estimaciones de las Naciones Unidas, entre el 75 y 80% de las poblaciones de peces silvestres están sobrepescados.

Sin embargo, la acuicultura también tiene sus propias preocupaciones ambientales, entre las cuales se incluyen la contaminación del agua por los desechos de los peces y la potencial contaminación del pescado. Muchos critican el sacrificio de grandes cantidades de peces de menos valor para alimentar a los organismos acuáticos en cultivo.

El centro de biotecnología marina de UM viene trabajando para identificar el mejor camino para la acuicultura. Asimismo ha desarrollado nuevos recipientes para los alimentos de peces, hechos de materiales vegetales y algas.

“Estos peces son limpios, verdes y orgánico” destacó Zohar, quien viene criando lubina rayada y cangrejos azules en el Columbus Center Laboratory.

Fuente: The Baltimore Sun