(El Mercurio).- Finalmente se ve humo blanco. Y un humo blanco señero, ya que marca un punto de inflexión definitivo frente a la profunda crisis del sector salmonero. La mayor salmonera de capitales chilenos, AquaChile, alcanzó un acuerdo con sus principales bancos acreedores, para refinanciar deudas por cerca de US$ 380 millones.

Un acuerdo que se da a sólo 48 horas de que caduque el plazo impuesto por una demanda presentada por el banco Bice -controlado por el grupo Matte- exigiendo el pago de una deuda que mantiene la salmonera vinculada al empresario Víctor Hugo Puchi y a los hermanos Claudio y Humberto Fischer.

Los máximos ejecutivos de los bancos de Chile, BBVA y BCI -tres de los mayores bancos acreedores del sector- se reunieron durante la tarde de ayer en las oficinas de esta última entidad, en el barrio El Golf, para presentar una respuesta final a la propuesta de renegociación de deuda que AquaChile comenzó a enviar a los bancos a fines de la semana pasada.

Fuentes cercanas a la negociación revelaron que tanto Fernando Cañas, gerente general del Banco de Chile, como Luis Enrique Yarur, presidente del BCI, dieron en la reunión directrices claras a sus equipos negociadores de cerrar de una vez por todas un proceso que se ha extendido más de la cuenta. Cerca de las 18:30 horas dejaron las oficinas del BCI y en ellas se quedaron los abogados de los bancos y de AquaChile, además de profesionales de IM Trust, banco de inversión que asesora a la salmonera en el proceso.

Al cierre de esta edición se mantenían las conversaciones entre las partes para determinar los detalles del acuerdo en los puntos que aún no están cabalmente definidos.

Una fuente vinculada a las negociaciones reconoció que, aunque aún no hay un pacto definitivo que involucre a todos los bancos acreedores, efectivamente ya se produjo un acercamiento final y definitivo con los principales bancos de la plaza.

Acuerdo satisfactorio

Los detalles de este acuerdo revelarían que la banca impuso una parte importante de sus exigencias. "De todos modos, es un acuerdo satisfactorio para el tamaño del problema que toda la industria está enfrentando", confidenció la fuente.

Mientras AquaChile planteó una tasa de interés progresiva por los 10 años que dura el plan de financiamiento, finalmente se accedió a aceptar una tasa fija de Libor (tasa interbancaria de Londres) más 2,5%.

Otro punto clave que quedó a favor de la postura de los bancos es que AquaChile tendrá que dejar en garantía el 100% de las acciones, y no podrá levantarles la prenda una vez que la nueva ley les permita dejar en garantía las concesiones acuícolas. En efecto, aún se discuten los plazos en que AquaChile podrá levantar finalmente la garantía de las acciones, lo que quedaría finalmente asociado al pago de un porcentaje relevante de la deuda.

El punto que sí logró AquaChile fue que no quedará en garantía la biomasa de peces en estado de crianza, lo que permitirá un manejo mucho más expedito de un activo fundamental para el resurgir de la industria.

Sobre la demanda del Bice, la idea es que teniendo el acuerdo final en la mano, los bancos propongan al banco de los Matte buscar también una solución y posiblemente retirar la demanda contra AquaChile por el pago de la deuda pendiente.

En ambos lados de la mesa se reconoce que los nocivos efectos sociales que provocaría en la Región de los Lagos la quiebra de una de las grandes empresas salmoneras terminó por marcar el norte en las negociaciones y por provocar un acercamiento en las posturas.

Sobre las negociaciones de Multiexport e Invermar, las otras dos grandes salmoneras que aún no cierran definitivamente las conversaciones, fuentes revelaron que también habrían alcanzado un principio de acuerdo con la banca.
 
Facultades de Sernapesca
La Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura del Senado inició anoche el estudio de un borrador de indicaciones, consensuadas con el Gobierno, que destraban el proyecto que modifica la Ley General de Pesca en materia de acuicultura.

El próximo lunes se votarán en una sesión especial que se realizará en Santiago.

Una de las indicaciones fundamentales busca otorgar mayores facultades al Sernapesca. Se crea una subdirección o división de acuicultura. Se fija un plazo de tres meses para presentar a Economía una propuesta de reestructuración del servicio, adecuándolo a la realidad actual del sector.

Fuente: http://diario.elmercurio.com