Con un almuerzo realizado ayer jueves en las oficinas de SalmonChile en Santiago (Región Metropolitana), la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (Salmonicultor) dio a conocer a la prensa la situación sanitaria de la industria y las medidas adoptadas para enfrentarlas. 

En la reunión estuvieron presentes el presidente de la entidad, César Barros, junto con el gerente general, Carlos Odebret, el asesor del directorio, Rodrigo Infante, y el supervisor del Área Salud y Producción de Intesal de SalmonChile, Rolando Ibarra.

En su presentación, Odebret se refirió a la actual condición productiva y sanitaria de la industria, la cual en los últimos diez años se ha basado fundamentalmente en la producción de salmón Atlántico, que hoy se ha visto seriamente afectada producto del virus ISA.

De acuerdo con las estimaciones de SalmonChile, este año la producción de salmónidos en el país tendrá una caída importante, disminuyendo de 650 mil t, alcanzadas el 2008 -que es mayor a la del 2007 por las cosechas anticipadas que se realizaron el año pasado- a cerca de 400 mil t en el 2009, basada principalmente en una caída del salmón Atlántico.

A modo de ejemplo, explicó que en abril del año pasado había 181 millones de peces en el agua, mientras que este año en la misma fecha sólo hay 45 millones. Todo esto producto de las condiciones sanitarias. "En el 2007 teníamos siembras mensuales cercanas a los 18 millones de peces, específicamente de salmón Atlántico, pero en el último año hemos caído, llegando al nivel más bajo de siembra en el mes de febrero, con una cifra cercana a los 800 mil peces y alrededor de 2 millones en el mes de marzo e igual número en abril", advirtió Odebret.

Sin embargo, no se atrevió a pronosticar la situación para el próximo año. "Hacer proyecciones hoy para el 2010 es un poco aventurado", manifestó.

Respecto del Cáligus, Odebret dijo que tuvo una caída significativa, producto del tratamiento coordinado establecido por la industria. "En poco menos de un año bajamos de 36 Cáligus promedio por pez en salmón Atlántico a cinco, y en eso nos hemos mantenido", precisó.

En cuanto a las medidas establecidas por SalmonChile para el control del virus ISA, el gerente general de SalmonChile explicó que se dividen en dos grupos: modelo de producción y bioseguridad. De esta manera, se pueden resumir en diez puntos: medidas que aplican a todo centro de mar y estuario; medidas que aplican a centros de reproductores; medidas que aplican a centros de esmoltificación en estuarios; medidas que aplican a centros de agua dulce; medidas que aplican a la importación de ovas; medidas que aplican a ovas nacionales; medidas que aplican al transporte; medidas que aplican a viveros; medidas que aplican a plantas de proceso, y medidas que aplican a laboratorios diagnósticos.

"Nuestra intención es que las medidas que se han implementado a través del gremio sean incorporadas en los distintos reglamentos. En ese escenario nos hemos dado cuenta que hoy el número de acciones que hemos implementado sobrepasa significativamente las medidas que ha establecido el propio Sernapesca, totalizando 54 las de SalmonChile, contra 30 que han sido recogidas en los otros reglamentos", apuntó Odebret.

Asimismo, dijo que tanto las empresas productoras como proveedoras serán auditadas por una empresa externa subcontratada por SalmonChile, Aquabench, y aquellas que no estén reguladas y sean reincidentes serán publicadas en una página web de acceso libre.

De acuerdo con lo explicado por César Barros, la inversiones necesarias para implementar todas estas medidas ascienden al orden de los US$ 300 millones. El ejecutivo estimó que, por ejemplo, el costo de ensilaje por cada centro bordearía los US$ 50 mil -hoy hay 243 centros operando-, la instalación de máquinas de ozono en pisciculturas ascendería a US$ 100 mil y la vacunación obligatoria de los peces que ingresan al mar está estimada en 0,62 centavos de dólar por pez (el costo de un smolt es de US$ 1,5).

"Todo esto implica un aumento de costos importante que lo ha asumido la propia industria", recalcó Barros. "Si esto no funciona dan lo mismo las concesiones, la ley y las garantías, porque si no aumenta la producción, la deuda es impagable", concluyó el presidente de SalmonChile.

"Todavía quedan temas por discutir"

Refiriéndose a las negociaciones entre los bancos y las empresas salmonicultoras, el presidente de SalmonChile, César Barros, fue enfático al decir que si bien ha habido algunos avances, "todavía quedan temas por discutir". El ejecutivo agregó que "aparentemente el tema de Invermar estaría relativamente solucionado, pero en el caso de AquaChile y Multiexport ha habido avances y retrocesos, pero aún no ha habido acuerdo".

En el caso de AquaChile, dijo que la situación debe resolverse hoy viernes, ya que el plazo vence a las 18:00 horas.

"Las cantidades de dinero y esfuerzo que se pueden perder si esto sale mal son realmente grandes y no lo decimos nosotros, sino que el estudio que encargó la Asociación de Bancos a Jorge Claro. Las cifras que están en juego son muy importantes para un sector que ha invertido a lo largo de estos años más de US$ 12 mil millones, siendo una de las pocas industrias líderes mundiales en su rubro".

Respecto de las modificaciones a la Ley General de Pesca y Acuicultura, el presidente de SalmonChile dijo que "el Gobierno está haciendo todos los esfuerzos para destrabar las dudas que existen a nivel de los bancos, de los trabajadores, del gremio salmonicultor, de los pescadores artesanales, de los mitilicultores, entre otros, porque abarca varios aspectos de gente que de alguna manera se siente afectada por la ley".

"En general estoy optimista. Obviamente que si no hubiera un acuerdo entre la industria salmonicultora y la banca y se produjera algún evento catastrófico -dijo refiriéndose a las quiebras- sin duda que eso va a afectar el trámite legal, porque sería una muy mala señal", concluyó.

Descargar listado de medidas sanitarias aquí .