COATZACOALCOS (Diario del Istmo).- El director de FYVER, Nicolás Hernández Madrid; la secretaria de Desarrollo Económico municipal, Mily Chagra; la presidenta fundadora de la Casa del Niño Porteño, Narda Carmona, y el director del Itesco, Arturo Martínez, realizaron un recorrido de supervisión en lo que será el Centro de Investigación Acuícola.

El Centro de Investigación Acuícola contempla involucrar a los jóvenes estudiantes, además producir de 13 a 16 toneladas de la especie pargo UNAM para consumo humano.

La inversión estimada en este proyecto es de un millón de pesos y se construye desde el 2 de febrero de este año en un área de 1, 308 metros cuadrados, en terrenos del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Coatzacoalcos (Itesco).

La siembra de la especie pargo UNAM para consumo humano se tiene considerada para finales de agosto o principio de septiembre, informó el director de Frutas y Verduras Asépticas de Veracruz (FYVER), quien es responsable del proyecto acuícola.

Antecedentes
El proyecto inicia con una granja de peces que desarrolló la contadora Narda Carmona, presidenta fundadora de la Casa del Niño Porteño, quien la cedió posteriormente al director de FYVER y éste a su vez la llevó al Itesco, donde hoy se transformó en este Centro de Investigación Acuícola.

“La casa hogar empieza en 1997 y la granja la iniciamos en el 2003 con un trabajo de Gertrudis Silva para que los niños fueran y se enraizaran a la tierra, entonces vimos las características del lugar y trajimos unas mojarras”, explicó Narda Carmona.

Señaló que lo obtenido por la venta de las mojarras se volvía a invertir y seguir apoyando a los niños con su programa de la tierra.

“Vimos que había un potencial de una industria muy grande y que había cada día que mejorar. En esa época ya se estaba produciendo dos toneladas mensuales, entonces, nuestros mayores clientes eran los pescadores”, mencionó.
Comentó que para dar seguimiento a este gran proyecto se la ofrecieron al director de FYVER, quien tuvo la decisión de traerlo al Itesco.

Tres razones
Por su parte, el director general de FYVER, Nicolás Hernández Madrid dijo que existieron tres razones fundamentales para desarrollar este proyecto en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Coatzacoalcos.

“Vamos a traer la granja para hacer un ciclo cerrado del agua, en el cual sabemos que el agua se puede tratar, se puede utilizar como agua potable y hay un punto de vista académico que hay enseñar a los muchachos y un punto industrial que es crear la semilla para los que están interesados en crear su propia granja”, explicó.

Afirmó que lo que empezó como un sueño hoy se encuentra en este nivel.

“En un par de meses van a empezar a producir, vamos a terminar la infraestructura, se va a llevar para finales de agosto”, manifestó.

Dijo que las proyecciones es que parte de la producción se comercialice y otra parte se quede en el Centro de Investigación para que los estudiantes aprendan.

El equipo como la incubadora la trajeron de Japón y los airadores viene de Sinaloa, lo cual es una donación que la contadora Narda Carmona hace al proyecto.

Subrayó que éste es un proyecto integral, donde incluso se contempla la instalación de una congeladora de filetes de pescado en el parque de servicio.

Proyectos en común

En tanto, el director del Itesco, Arturo Martínez Vega dijo que es innegable la participación que ha tenido la contadora Narda Carmona en este proyecto y que se consolida a través de FYVER con quien han desarrollado dos proyectos.

“Primero es poner el laboratorio de servicio al cien por ciento para que mediante una vinculación estrecha FYVER e Itesco vamos a ir a la tendencia de ir analizando las frutas, obtener productos, subproductos, los aromas”, señaló.

Agregó que otro de los proyectos es el Centro de Investigación Acuícola, que va a ayudar a los estudiantes del Itesco para que se metan a este proceso de producción.

Por su parte, especialistas del Itesco consideraron que el tamaño óptimo para poder consumir el pargo UNAM puede ser de 350 gramos o medio kilo.

Sin embargo, señalaron que lo ideal sería crecerlos un poco más para llegar al filete que sería la mejor opción comercial, pues se podría vender entre 70 a 80 pesos el kilo.

La infraestructura para el proyecto considera una zona de reproducción, área de alevines, juveniles, crecimiento y la etapa final que es la de engorda.

“La intención ahorita es crear entre unas 13 a 16 toneladas anuales lo que es pargo UNAM para consumo humano, estamos hablando de unos 450 mil a un millón de alevines”, indicó uno de los especialistas.

Además, agregó que se van a considerar de 300 a 500 reproductoras, porque la intención es lograr ese ciclo inducido.

Los alumnos del Itesco participan determinando el ph y la temperatura del agua en todas las piletas, además de otras acciones que se desarrollan.

Pescadores
La iniciadora del proyecto, Narda Carmona dijo que el principal cliente que tenían cuando manejaban la granja eran los propios pescadores, quienes mantenían la actividad a pesar del mal tiempo que no les permite salir a pescar.

Fuente: http://www.diariodelistmo.com