SANTIAGO.- La crisis que se vive en la industria del salmón no sólo inquieta a los productores, sino también a los proveedores, ya que, tal como informó la Sociedad Nacional De Pesca, Sonapesca, hace algunos días, el consumo de harina y aceite de pescado destinado a la acuicultura experimentó una baja significativa, todo debido al panorama actual, lo que generó impacto en la industria fabricante de harina, viéndose obligados a buscar nuevos nichos y derivar las ventas hacia los mercados externos. 

Para Héctor Bacigalupo, gerente general de Sonapesca, esto se produce ya que, debido a la menor producción de salmones, existe menor demanda del mercado nacional para harina y aceite de pescado. Agregó que, “este mercado era importante y representaba del orden de un tercio para la harina y sobre un 90% en aceite de pescado”.


Como consecuencia de lo anterior, las exportaciones de harina de pescado durante el periodo enero-abril sumaron US$173 millones, con un aumento de 29,5% en los retornos, siendo China el primer mercado de destino con envíos que totalizaron US$104,7 millones y una participación de 62%. Sobre esto Bacigalupo explica que, en dicho país, este producto lo destinan a cultivos de productos del mar, siendo uno de los principales las anguilas.

Consultado acerca de cómo prevé que será este año, Bacigalupo explicó que “es posible que las estadísticas de exportaciones muestren un crecimiento, lo que no refleja la realidad de la industria, la que incluso podría ver caer sus ventas totales, dependiendo de las capturas que se obtengan a fin de año y si los mercados externos se mantienen.” La baja en la comercialización de harina sería de similar magnitud a la caída en la producción de salmones, la que se estima cercana al 40%".

Fuente: SONAPESCA