QUITO (El Comercio).- ‘No voy a exonerar a quienes ni siquiera pagan impuestos”. Así respondió el presidente Rafael Correa a la solicitud de varios sectores económicos para que se les otorgue una exención al pago anticipado del Impuesto a la Renta que deberán realizar este mes. 

Y, además, el Mandatario, anunció que próximamente se cobrará un impuesto adicional por los servicios públicos que utiliza el sector privado.   

En su cadena radial de ayer, Correa negó el pedido de camaroneros y floricultores, mientras que autorizó la exención del 100% a las agencias de viaje y el 50% a los pesqueros. El Presidente explicó que se tomó la decisión con base en el pago de impuestos realizado durante el año pasado e,  incluso, a “sus esfuerzos por pagarlos”.

La noticia no cayó bien entre los dos sectores que recibieron la negativa. Según el floricultor Bernardo Proaño, la negativa llevará a “muchas empresas de nuestro sector a la quiebra o se verán obligadas a despedir personal”.

El empresario afirmó  que la solicitud al Gobierno se dio, precisamente, porque hay serios problemas de liquidez y les resultaría difícil cumplir con esos pagos.

“Con el descenso de la demanda en los mercados internacionales, el precio de las rosas cayó hasta un 25%. Y, otro factor que nos afectó es la subida de los costos de producción, debido, principalmente, a la imposibilidad de contratar trabajadores por horas”.

Bolívar Cevallos, presidente del Directorio de la Cámara de Agricultura de la Primera Zona, concuerda con Proaño. “El  descenso del precio de las flores ha generado problemas económicos a las empresas ecuatorianas”.  

El Presidente, en efecto, reconoció que el sector atraviesa por problemas muy serios, pero dijo que “solo nos pagan 2,7 millones en impuestos. Tuvieron un gran año en 2008, ¿dónde está la plata?”.

Lo mismo dijo del sector camaronero. “No sean caretucos. Antes de pedir exoneración, paguen impuestos. El año pasado les fue bien, debieron guardar la plata. En 2008 pagaron 1% de impuestos, pese a que tuvieron ventas de más de USD 600 millones”.  

Los camaroneros, sin embargo, quedaron  sorprendidos con la noticia. César Monge, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura, explicó que el pedido de exoneración del pago al anticipo del Impuesto a la Renta se hizo en noviembre del año pasado, y “fue considerado por el Presidente en el paquete de medidas que se adoptaron para blindar al sector productivo de la crisis mundial”.

Monge asegura que en esa fecha ya se avizoraba la caída de exportaciones de camarón, tomando en cuenta que el principal mercado  es EE.UU. y que incluso   se reunieron con la ministra coordinadora de la Producción, Nathalie Cely, para  exponerle la necesidad de beneficiarse de esta exoneración tributaria.

Respecto a los dos sectores que sí se beneficiaron de la exención, el Mandatario señaló que, en el caso de las agencias de viajes, “pese a la dura crisis que les afecta, el impuesto que pagan corresponde a una utilidad de 5% sobre ventas”. Mientras que del sector pesquero puntualizó que se dio la exención “porque hace grandes esfuerzos  por pagar impuestos”.

Fuente: http://www.elcomercio.com