“El mejor escenario” explicó George Nardi para su negocio de acuicultura de bacalao del Atlántico en la bahía Frenchman, “es muy simple: seremos capaces de cultivar, cosechar y vender el pescado a un mayor precio de lo que nos costo”. Esto es el motivo por el cual expandirá su proyecto experimental.

La otra prueba de cultivo de bacalao en Maine fue realizado en la bahía de Cobscook en 2004-2005, pero esto finalizó un año después cuando la industria de cultivo de peces fue reorganizada.

Nardi es co-fundador de Great Bay Aquaculture, una empresa con sede en Portsmouth. Por nueve años, Great Bay ha venido criando bacalaos juveniles en aguas oceánicas cerca de la Isle of Shoals, en sociedad con University of New Hampshire.

Cuando Great Bay busco un sitio para el engorde en Maine, tomo conocimiento sobre un lugar en bahía Frenchman, sitio que perteneció a una granja de salmón. En junio de 2008, la compañía sembró 100 000 juveniles de bacalao del Atlántico en dos jaulas.

A inicios de junio de este año, Nardi indicó que la empresa ha iniciado la siembra de un nuevo lote de juveniles de bacalao. Los bacalaos que se vienen sembrando fueron obtenidos por Great Bay de un grupo de reproductores nativos, y luego fueron enviados a un criadero en el Center for Cooperative Aquaculture Research en Taunton para que crezcan hasta la talla en la cual se envía a las jaulas.  

Nardi estima que el primer grupo de peces estará listo para la cosecha en setiembre. Al inicio, mientras que la cosecha es pequeña, la empresa comercializara los peces vivos en Boston y New York. Si esto es económicamente rentable, ellos producirán pescado para el mercado orgánico.

Fuente: The Working Water Front