SANTIAGO DE COMPOSTELA (Europa Press).- La organización ecologista Oceana reclama al Gobierno gallego que paralice la instalación de piscifactorías de acuicultura en zonas marinas protegidas y alerta de que la comunidad gallega ostenta "el dudoso honor" de ser la que cuenta con un "menor porcentaje" de superficie propuesta para ser incluida en Red Natura 2000.

En un comunicado, Oceana critica que la Xunta haya manifestado su disposición a apoyar la implantación de piscifactorías en zonas protegidas al abrir la puerta a que Pescanova recupere su proyecto para ubicar una planta de cultivo de rodaballo en Cabo Touriñán.

"No parece que instalar fábricas y plantas industriales sea acorde con lo que esperamos que sean zonas protegidas, por lo que reclamamos una rectificación por parte de la Xunta", asevera Ana de la Torriente, científica marina de Oceana Europa.

La organización ecologista argumenta también que Galicia ya es la comunidad con mayor producción acuícola de peces marinos, hasta el punto de que se trata de la comunidad que acumula más del 80 por ciento de la producción de rodaballo en España.

Según Oceana, la acuicultura "ocasiona una importante degradación medioambiental cuando se realiza de forma intensiva" debido a factores de riesgo como la descarga de nutrientes en el agua, la concentración de materia orgánica y los productos químicos empleados en el cultivo.

PROTECCIÓN

En el comunicado, el director ejecutivo de Oceana Europa, Xavier Pastor, asegura que "la falta de atención al medio marino está desembocando en un lamentable estado de los recursos pesqueros que Galicia sufre hoy en día más que nadie".

Por ello, invita a las administraciones a "ser coherentes" en su gestión para generar empleos porque, la degradación del medio marino, es "lo que de verdad está haciendo perder puestos de trabajo", mientras que "no se piden suficientes responsabilidades a la industria".