(La Demajuaga). Las Camaroneras del Sur (CALISUR), paladín del cultivo de camarón en Cuba, espera registrar en el balance final del primer trimestre del 2007, cerca de 500 toneladas de la especie vannamei.

 

El volumen corrobora las fortalezas de esa entidad granmense, que pretende este año superar sus mejores marcas productivas: mil 235 en el 2000, y poco más de dos mil en la etapa precedente.

Tal comportamiento, además, ratifica el acierto del sector pesquero nacional, al introducir este tipo de crustáceo, que, como se ha dicho, aventaja a su antecesor Litopenaeus schmitti, en los índices de supervivencia, resistencia frente a enfermedades, poder de reconversión del alimento, tallas y rendimientos, elementos facilitadores de cultivos y cosechas a menores costos.

Determinante también ha sido la gestión empresarial, sobre todo en Calisur, distinguida entre sus homólogas por la sistemática preparación técnico- organizativa del personal involucrado en todas las etapas del proceso productivo del vannamei.

La camaronera local, había anticipado en diciembre último, durante la celebración de sus dos décadas de existencia, que accionaría por elevar sus indicadores de eficiencia, de hecho significativos el pasado año, pues aportó el 50 por ciento toda la producción de Cuba, con ejemplares de 17,8 gramos como peso promedio y rendimientos de más de dos toneladas por hectárea y de 8,7 por cada millón de larvas.

A la anterior introducción de la atarraya, se suman otras técnicas definitorias en los propósitos actuales, tal es el caso del incremento de la densidad de siembra en algunas granjas, poner a plena capacidad los bombeos y utilizar el kayak (tipo de bote más rápido) para realizar la alimentación de los animales en los estanques, todo por llegar 2.1 toneladas por hectárea, a lo cual contribuirá el centro de desove de la provincia, con aspiraciones de completar en el 2007, 350 millones de pos larvas con alta supervivencia.

El destino del vannamei cultivado en Granma seguirá siendo en lo fundamental el mercado europeo, más cuando la Unión recién comprobó la vitalidad de nuestro patrimonio físico y tecnológico y a la calidad e inocuidad del crustáceo que reciben.

Fuente: http://www.lademajagua.co.cu