Por Risa Grais-Targow
SANTIAGO (The Wall Street Journal).- Un virus está destrozando la industria del salmón en Chile, reduciendo las exportaciones y presionando a los productores del pescado.

Actualmente, Chile es el segundo exportador de salmón y trucha del mundo y las exportaciones de salmón alcanzaron una cifra récord de US$2.400 millones en 2008. Sin embargo, los productores de salmón infectado no pueden cosecharlo hasta que el virus sea eliminado de sus criaderos. Como resultado, las exportaciones han comenzado a declinar y probablemente caerán más en 2010. El ciclo de cosecha usualmente demora dos años, así que no se espera que la industria se recupere sino hasta 2011.

El virus Isa, (anemia infecciosa del salmón por sus iniciales en inglés) es una amenaza continua para las grandes salmoneras del mundo. Noruega, el mayor productor de salmón del mundo, y donde se originó el virus en la década de los 80, ha implementado medidas para controlarlo, incluyendo vacunas y limitar el número de peces. Sin embargo, la industria chilena depende mucho de los antibióticos, lo cual ha permitido que cepas dañinas de la bacteria refuercen su inmunidad. Además, la cercanía y la superpoblación de los criaderos chilenos han contribuido a la rápida expansión de la enfermedad.

Como resultado, se calcula que la participación chilena de la producción global de salmón caerá de 35% en 2008 a 20% en 2010, según un estudio reciente de la Asociación Chilena de Bancos e Instituciones Financieras, ABIF.
El virus golpeó a Chile en 2007, pero la situación se agravó a finales del año pasado. La enfermedad llega en un mal momento para los criadores de salmón en Chile, que ya están altamente endeudados con los proveedores y los bancos, que se expandieron durante esta década en medio de una creciente demanda global. Su deuda probablemente se incrementará a medida que la industria es afectada por el declive en las ganancias y su necesidad de reestructurarse.

En un ejemplo de esta situación. El martes, AquaChile, la mayor empresa salmonera en manos chilenas llegó a un acuerdo con sus principales acreedores para refinanciar cerca de US$380 millones en deuda, luego de varios meses de tensas negociaciones.

De los 40 productores chilenos, 25 han reportado el virus Isa en un total de 200 centros de cultivo. La fragmentada industria chilena cuenta con pasivos en torno a los US$1.600 millones y los productores le deben a los proveedores cerca de US$400 millones en redes, jaulas y otros equipos.

Para combatir el virus y hacer frente a los problemas financieros de la industria, el gobierno chileno y el grupo de la industria SalmonChile han diseñado un proyecto de ley que incluye nuevos requerimientos sanitarios, como aumentar el monitoreo de la enfermedad y que garantiza concesiones para los bancos, otorgándoles derechos al agua y la crianza de los productores si estos no pueden pagar sus deudas.

"Este es un rediseño drástico de la forman en la que producimos", dijo el presidente de SalmonChile César Barros, ya que se cree que los requerimientos fortalecerán la supervisión.

Chile principalmente exporta salmón tipo Atlántico y Coho. El salmón atlántico es el más susceptible al virus y algunos productores dicen que planean criar únicamente Coho en el corto plazo para evitar este problema. Aunque el virus usualmente mata al salmón afectado, haciéndolo invendible, el virus no se transmite a los humanos al consumir al pez afectado.

Marine Harvest ASA fue el primer productor en reportar el virus en sus criaderos chilenos en julio de 2007. Las exportaciones de empresa noruega desde Chile cayeron 64% en abril a US$11 millones, frente a los US$31 millones en el mismo lapso del año anterior, según la agencia de exportaciones chilena ProChile. Marine Harvest no respondió a repetidas solicitudes de comentario.

Una reducción en la producción representa un problema para los trabajadores del sector. En algunas regiones del sur de Chile, la industria salmonera representa hasta el 90% de los empleos disponibles, según SalmonChile. Barros calcula que los empleos en la industria se han reducido en más de 20% a cerca de 45.000 desde el inicio de la epidemia.

Los productores han estado renegociando sus deudas tanto con los proveedores como con los bancos.

Recientemente, el proveedor de sistemas de alimentación Astilleros Calbuco SA solicitó la quiebra del
exportador Multiexport en un in tento por recuperar los US$1,2 millones que se le adeudaban. Multiexport, que le pagó a Astilleros todo su dinero, escribió una carta a sus otros acreedires pidiendo más tiempo y no se ha declarado en quiebra. Multiexport y Astilleros no respondieron a llamadas y correos electrónicos que buscaban su comentario al respecto.

Fuente: http://online.wsj.com