(RTPA).- Asturias produce unas 35.000 toneladas de marisco y pescado de cultivo al año. Es un 12 por ciento de la producción nacional, en la que Galicia representa el 70 por ciento. Aquí la costa, muy recortada, y la alta protección de las rías del Eo y Villaviciosa alejan las inversiones. En el Eo se han instalado apenas tres empresas -una no es asturiana- y aunque producen 900 toneladas de ostra al año casi todo se vende en Francia por la falta de comercializadores.

Pero esas dificultades convierten las costas asturianas en un buen lugar para el estudio. El Centro de Experimentación Pesquera de Castropol lleva 20 años escudriñando los secretos de la gran alternativa a unos mares esquilmados.

En la actualidad desarrollan proyectos con almeja fina autóctona, oreja de mar y oricio: producen larvas para repoblar las rías, con resultados "muy positivos". Pronto volverán a intentarlo con el pulpo. "Sería muy interesante conseguir la producción de juveniles de pulpo, algo que de momento nadie ha conseguido", afirma Carmen Rodríguez, directora del centro, que depende de la Consejería de Medio Rural y Pesca.

Son retos a los que podrían sumarse en unos años algunos de los 50 estudiantes de Biología, Medicina, Ingeniería... que acaban de visitar las instalaciones de Castropol. Asisten a un curso de verano de la Universidad de Oviedo sobre acuicultura. En los ríos asturianos es una práctica que funciona, pero para tener futuro en las aguas marinas debe reinventarse. "Tiene que ser más ecológica (...) e introducir alguna nueva especie, como el esturión", comenta María Luisa Villegas, profesora de Biología de Organismos y Sistemas y directora del curso.

En toda España la producción acuícola es destacable pero ha retrocedido en los últimos años al tiempo que avanza en los países asiáticos. La mitad del pescado que se consume en el mundo procede ya de criaderos.

Fuente: http://www.rtpa.es