MALLORCA (ADN).- Las fábricas de peces, o lo que es lo mismo, la acuicultura, se potenciará en Balears sólo para recuperar especies perdidas como serviola (corvina), cranca o pulpo en 2010. Pero la explotación intensiva del pescado de piscifactoría no es visto con buenos ojos por el Govern, pese a que ya supone el 29 por ciento de la producción pesquera, con 1.260 toneladas producidas en las Islas en 2007.

 

La directora general de Pesca, Patricia Arbona, señala que las razones son "medioambientales, por el consumo de territorio tanto en tierra firme como en mar abierta, así como la contaminación hormonal", un factor que afecta a la reproducción de los peces salvajes.

Y es que los ecologistas denuncian que la acuicultura no puede ser una alternativa a la pesca industrial, impactando en el medio por su gran consumo de harinas de pescado que "no consiguen evitar la explotación del mar", señaló Arbona.

Así, "en Balears no estamos incentivando más plantas de explotación", con lo que el Archipiélago sólo podrá contar con una granja pesquera en San Juan de Dios (con lubinas y doradas), otra en Es Murterar de Alcúdia dorada y lenguado) y una batea de mejillones en Maó "que se mantiene porque es histórica, de interés patrimonial y es de gran tradición".

Pesca valorada

Frente a otras comunidades con una importante implantación de fábricas de peces, parece que el Archipiélago se basta y se sobra con esta oferta de piscifactorías.

"Lo que se obtiene de la pesca extractiva es suficiente para atender el mercado local", informa Arbona, que apunta que el pescado salvaje "es mucho más valorado". Y es que la pesca tradicional supone el 36 por ciento de la producción balear, con 2.398 toneladas, mientras que moluscos y crustáceos se llevan el 35 por ciento.

LA ANÉCDOTA

El balear apenas come pescado

Resulta curioso que una región marítima como Balears esté a la cola en el consumo pesquero. Así, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación calcula que cada español come 37 kilos de pescado al año frente a los18,1 que consume un balear.Los insulares se sitúan a la cola, sólo por delante de Murcia y Extremadura. Si un español come12,7 kilos de pescado fresco,un balear sólo consume 6,7. En mariscos, crustáceos y moluscos, la media nacional es de 8,4 kilos frente a los 6,4 de las Islas.No mejoran las cifras ni en pescado congelado(3,1 nacional y 2,1 balear), ni en conserva (3,9 nacional, 2,9 en las Islas).

Fuente: http://www.adn.es