SANTIAGO DE COMPOSTELA (Europa Press).- La conselleira do Mar, Rosa Quintana, aseguró que revisará el Plan Galego de Acuicultura  del Gobierno bipartito, aunque descartó elaborar "uno nuevo" al considerar que supondría "volver a retrasar" el desarrollo de proyectos en la comunidad. La titular de la Administración pesquera gallega ha encargado un informe a los servicios jurídicos de su departamento para "aunar" los criterios de los planes acuícolas de 2005 y 2008 a fin de no perder inversiones de las empresas interesadas.  

"El galimatías jurídico es importante", reconoció en una entrevista concedida a Europa Press al señalar que algunas firmas han presentado sus proyectos conforme al plan aprobado el verano pasado, mientras que otras lo habían hecho siguiendo los criterios del Plan de Parques de Tecnoloxía Alimentaria impulsado por el PPdeG en 2005.

"No quiero causar perjuicio a ningún empresario que pueda estar interesado en invertir en Galicia para continuar desarrollando la acuicultura", sostuvo. "Me gustaría que ninguno de ellos quedara fuera", puntualizó.

Por ello, Quintana confió en que los servicios jurídicos de la Consellería do Mar "definan", en un informe que estará listo al inicio del próximo curso político, cómo se pueden "aunar" los criterios de ambos planes sin "limitar" los "derechos" y "expectativas" generadas a los potenciales inversores. "Con la crisis que tenemos, Galicia no puede seguir perdiendo el tiempo", aseveró, tras lamentar el "tiempo perdido" en los últimos cuatro años. "No se sacó adelante ningún proyecto de acuicultura", condenó.

Pese a evitar pronunciarse "de momento" sobre los proyectos aprobados en el plan del PSdeG, la conselleira sí reprobó que prevea la expropiación de los terrenos en los que se implantarán las plantas acuícolas y comprometió que eliminará esta opción si los servicios jurídicos lo avalan. Quintana consideró que es el inversor el que ha de ser quien adquiera esas parcelas y no la Administración gallega.

PROYECTOS EN RED NATURA

Respecto a la urgencia trasladada por el PSdeG para que la Xunta urja la compra de los terrenos en donde se asentarán las piscifactorías incluidas en el Plan Galego de Acuicultura, la conselleira consideró que esta demanda "descalifica bastante" a los socialistas por entender que no impulsaron "ni un sólo proyecto de acuicultura" la pasada legislatura.

Por el contrario, Quintana responsabilizó al PSdeG de "generar un problema" al trasladar a la sociedad que no se podían implantar piscifactorías en espacio de la Red Natura. "Se vendió la imagen de que una piscifactoría contamina y destroza el medio ambiente", señaló para sostener que este argumento provocó un rechazo social a los proyectos acuícolas y, por ello, "desmoralizó" a los empresarios.

"En todas las zonas en las que ahora se puede construir una planta hay alguna asociación en contra de ese plan", apuntó la conselleira, que entiende que a un empresario "no le guste comenzar a desarrollar un proyecto en una zona en la que sabe que va a tener problemas".

A su juicio, la actividad acuícola es compatible con el respeto al medio ambiente si se establecen "medidas correctoras". Por ello, instó a "cambiar esa mentalidad" al sostener que Galicia "tiene que desarrollarse". "No puede paralizarse en el cultivo del tojo", proclamó.

Quintana señaló que, en una reunión mantenida con los miembros del Cluster de Acuicultura de Galicia, los empresarios del sector estaban "muy desmoralizados" tras "cuatro años terribles para ellos". Así, le trasladaron que este año "no hay plazo material" para impulsar proyectos que no sean "pequeñas ampliaciones", entre otros factores, por cuestiones de ejecución presupuestaria.

"Nos encontramos con la sorpresa de que no se incorporaron al presupuesto 46 millones de euros para acuicultura, un dinero no gastado en años anteriores", explicó y admitió que, pese a no peligrar los fondos europeos destinados a este fin, sí "se pierden los fondos propios", además del tiempo, "que es importante".

INDEMNIZACIÓN DE PESCANOVA

En relación a la indemnización de 38 millones que exige Pescanova a la Xunta por paralizar su proyecto en Cabo Touriñán, Quintana descartó negociar con la multinacional gallega la retirada de esa demanda por creer que los empresarios pueden "reclamar sus derechos". "No se me plantea decirle a Pescanova, 'oiga, retíreme usted esa petición de indemnización y yo a cambio le dejo construir'. No me parece serio por parte de un Gobierno", zanjó.

A este respecto, admitió que la Xunta vería "con buenos ojos" que tanto Pescanova, Stolt Sea Farm o "cualquier inversor" apostara por desarrollar un proyecto acuícola en la comunidad, aunque, puntualizó, "sin estar sometidos a chantajes".

'LOBBY' DE PRESIÓN EN BRUSELAS

La conselleira adelantó que su departamento prevé crear un "lobby de presión" en materia pesquera conformado por representantes del sector, científicos y la Administración autonómica para trasladar a Bruselas las "peculiaridades" de Galicia y, de este modo, lograr que la comunidad gallega esté "más cerca" del centro de decisiones políticas de la Unión Europea.

"Tenemos que ser capaces de que Europa y Galicia estén más cerca, de que nos entiendan y de que vean que aquí se hacen las cosas bien", defendió, para admitir que, hasta la fecha, no se ha logrado transmitir "todo" lo que se hace en la comunidad. "No digo que sea culpa del sector, sino de la Administración", reconoció.

Quintana recordó que los miembros de este 'lobby' podrán usar la sede de la Fundación Galicia Europa y que la Administración gallega ya dispone en Bruselas de funcionarios y expertos en materia pesquera. "Intentaremos que haya un grupo de trabajo que forme ese 'lobby' y que, con frecuencia, viaje a Europa y viceversa", manifestó.

En esta línea, subrayó la relevancia de que los responsables comunitarios visiten la comunidad gallega y conozcan su realidad, tras señalar que la UE concedió fondos adicionales a Galicia a finales de los 90 después de un viaje efectuado por los diputados que integraban la comisión de Pesca del Parlamento europeo para conocer el trabajo de las mariscadoras gallegas.

A su juicio, el conocimiento de la realidad de cada territorio es "lo más importante" y vinculó esta cuestión a las reclamaciones de Galicia ante el proceso de reforma de la Política Pesquera Común (PPC).

NUEVO REGLAMENTO PARA 'PESCADERÍAS'

La titular de la Consellería do Mar avanzó que su departamento "revisará" con los profesionales del sector el reglamento de la marca 'PescaDeRías' e introducirá criterios "estrictos" para "reforzar" la calidad de los productos pesqueros y marisqueros amparados por este distintivo. "No es cambiar las cosas por cambiar, es darle un sentido a lo que queremos hacer", justificó.

En este sentido, consideró que una marca de calidad ha de diferenciar unos productos frente a otros y, así, seleccionar los mejores. "Si voy a pagar un poco más por un producto, ya sea un mejillón, nécora, centolla o merluza, quiero que tenga una garantía de que lo que voy a llevar a mi casa es lo mejor", señaló, en referencia a la necesidad de realizar "un mayor control" sobre los productos.

Así, puso como ejemplo que una nécora o centolla extraída del mar en Arousa y comercializada antes de que se cumplan 24 horas de su captura cumple los requisitos actuales para estar certificada por 'PescadeRías'. No obstante, destacó que no es lo mismo que esa nécora o centolla "esté llena o vacía".