Es improbable que el virus que ha afectado a la industria salmonera chilena aparezca en las piscigranjas de British Columbia, dijo Clare Backman, director de relaciones ambientales de Marine Harvest Canada, el mayor productor de salmón del Atlántico en BC.

La anemia infecciosa del salmón (ISA) es una enfermedad altamente contagiosa que puede ser fatal para el salmón del Atlántico y coho, pero que no puede ser transmitida a los humanos.

El brote en Chile ha dado como resultado el cierre de granjas y plantas de procesamiento, reestructuración de la industria y estrictas regulaciones gubernamentales.

Fue sorpresa cuando el virus apareció en Chile, debido a que se creía que solo estaba confinado al océano Atlántico. Se especula si esta es una nueva cepa o puede haber llegado a Chile a través de huevos o alevinos, dijo Backman.

“No traemos huevos o smolts a BC. Producimos nuestros propios peces” destacó Backman.

La única excepción es una importación menor de huevos desde Islandia, el cual es el único país con huevos  certificados como, libres de enfermedades, manifestó Backman. “El número ha sido muy bajo y se los ha mantenido solo para experimentos”.

Backman agregó que si el ISA fuera accidentalmente traído a BC, el virus podría ser identificado rápidamente, antes de que alcance las granjas.

“Una de las cosas que nos dejo los años 90 y el Salmon Aquaculture Review fue el desarrollo de un Plan de Gestión de la Salud de los Peces” dijo Backman. Agregó que todas las empresas están invitadas a adherirse a este plan.

“Este documento es único e importante como un camino para evitar las cosas que vienen pasando en Chile. La frecuencia de evaluación de virus y bacterias es bastante alto”.

Fuente: Canwest News Service