Un nuevo programa de monitoreo de piojos de mar en las aguas del norte de la isla Vancouver ha ofrecido una esperanza a la industria salmonera.

Los primeros resultados del programa, el cual monitorea los juveniles del salmón rosado y chum migran a través del archipiélago Broughton, mostraron niveles mas bajos de piojos de mar que en los años previos.

“Esta es una luz tenue de esperanza” expresó Dr. Craig Orr, de Watershed Watch.

“Los resultados son muy preliminares y muchos científicos me expresaron que los datos necesitan ser analizados. Pero el número de piojos en los peces silvestres son sustancialmente reducidos”. El estudio que se inicio hace tres año y es realizado por Marine Harvest Canada y la Coastal Alliance for Aquaculture Reform, tiene objetivo asegurar que se mantengan los estándares de las piscigranjas.

La investigación recolecta datos de piojos de mar del salmón silvestre y las granjas activas en los corredores de Lower Knight y Tribune-Fife.

De acuerdo al Department of Fisheries and Oceans federal, los niveles de piojo de mar sobre los peces silvestres en marzo y abril fueron relativamente similares a los de 2008 y niveles menores a los registrados de 2003 a 2007.

“Estos son resultados muy preliminares pero estamos felices de verlos” manifestó Jennifer Lash, director ejecutivo de Living Oceans Society, uno de los cinco grupos miembros que comprenden el CAAR. “Este liberará de presión a los peces silvestres”.

“Estos son buenos resultados, los niveles de piojos de mar en los peces silvestres son bajos” dijo Backman. “Esta es una buena noticia. Esperamos continuar con los niveles de piojos de mar, bajos en los próximos año”. El cultivo de salmón por largo tiempo ha estado sujeto a críticas debido al temor de la transferencia de los piojos y enfermedades a las poblaciones silvestres, escape de salmón de cultivo, contaminación y posible contaminación humana.

Existen cerca de 130 piscigranjas en BC, de las cuales 80 están en operación y produciendo cerca de 73 000 t al año.

Canadá es el tercer país con mayor producción salmonera en el mundo, detrás de Noruega y Escocia.

Fuente: The Province