MADRID (Público).- Aprovechar los recursos del mar sin agotarlos. Éste es el propósito de Aqua-Nostrum, uno de los 49 proyectos seleccionados en la última convocatoria de la iniciativa Empleaverde, promovida por la Fundación Biodiversidad para el fomento de la creación de empleo y la mejora del medio ambiente.

Estas iniciativas cuentan con el apoyo del Programa Operativo Adaptabilidad y Empleo del Fondo Social Europeo (FSE) 2007-2013, que cofinancia entre el 50% y el 80% de un total de 44,1 millones de euros, dependiendo de las regiones en las que se desarrollen. Con una dotación económica de 11,8 millones de euros, el medio centenar de proyectos suponen un paso más hacia el objetivo marcado de crear 1.000 empresas en el sector ambiental y apoyar a más de 50.000 personas durante el período 2007-2013.

Promovido por la Diputación Provincial de Málaga y dotado con casi 290.000 euros, Aqua-Nostrum trata de impulsar una acuicultura sostenible y ecológica en la provincia de Málaga. Uno de los aspectos más llamativos del proyecto, como indica la directora de Recursos Europeos y Cooperación Internacional de la Diputación de Málaga y responsable de Aqua-Nostrum, Bernadette Sebrechts, es que "está dirigido a pymes y micropymes de las zonas rurales y del litoral de la Costa del Sol occidental, muy especialmente a colectivos desfavorecidos como mujeres, mayores de 45 años y trabajadores/as de baja cualificación". A través del proyecto, de 20 meses de duración, se espera crear entre 10 y 15 empresas, llegando a cerca de 9.400 personas con 240 acciones formativas.

Sebrechts puntualiza que, "además de la Diputación de Málaga, el proyecto cuenta como colaborador con la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental", que no sólo contribuye al proyecto con aportación financiera sino que "multiplica las posibilidades de divulgación y refuerza el carácter innovador".

Lejos de alcanzar a la pesca

A pesar de que a nivel mundial hace años que la acuicultura alcanzó el mismo nivel de producción de la pesca China representa la mitad del total, según datos de la FAO, en el Mediterráneo esta práctica se ha centrado en el mejillón, si bien la cría de peces crece paulatinamente. La implantación de las bateas de mejillones puede acarrear impactos negativos para el medio ambiente, así como los piensos distribuidos para los peces de crianza. Por este motivo, el punto de partida del proyecto será la realización de un estudio-diagnóstico de la acuicultura sostenible y ecológica, que permita conocer el potencial económico con objeto de sentar las bases para el posterior programa de asesoramiento.

A través de este programa podrán informarse todas aquellas empresas y emprendedores que deseen embarcarse en la creación de nuevas empresas, así como en la modernización o reconversión y diversificación de la ya existentes. La directora del proyecto también incide en que el fomento de la ecoinnovación con iniciativas de I+D+i en empresas del sector acuícola es otro de los objetivos perseguidos.

El proyecto emprendido por la Diputación de Málaga se unirá a otros ya en marcha, como Acuisost, iniciado el año pasado por el Centro Tecnológico Agroalimentario (AINIA), dotado con 9,2 millones de euros tras adjudicación en convocatoria CENIT. Acuisost, liderada por el grupo Dibaq y la consultora Esmedagro, agrupa a 15 empresas españolas y 8 entidades de innovación y desarrollo tecnológico y pone el acento en la investigación de nuevas materias primas en el ámbito de piensos para la acuicultura.

Fuente: http://www.publico.es