JACKSON.- Debido a que la preocupación de los consumidores en la seguridad y salud es crítico, la industria de crianza de catfish mantiene su apoyo a las inspecciones que viene realizando el USDA.

Los consumidores de EEUU creen que los alimentos de origen acuático que consumen están sujetos a los mismos rigurosos estándares a los impuestos en los productos cárnicos y avícolas, pero los actuales programas de inspección de la FDA son apenas adecuados para manejar la demanda por alimentos de origen acuático de la nación. Como resultado, el US Farm-Raised Catfish Industry apoya las recomendaciones del Congreso para transferir las responsabilidades de inspección a la USDA y su Food Safety Inspection Service (FSIS).

“La acuicultura es agricultura; nuestros catfish son criados por granjeros, no por pescadores” manifestó Roger Barlow, presidente del The Catfish Institute. “Debido a esto, sentimos que nuestra industria debe ser regulada por la administración apropiada”.

El consumo de alimentos de origen acuático en EEUU ahora excede 4.9 billones de libras por año, de esta cantidad, mas del 83% son importados. Bajo las actuales regulaciones de la FDA, mas del 99% de las importaciones de alimentos de origen acuático no son inspeccionadas. Además, solo un de esta cantidad es evaluada para determinar contaminación con medicamentos y químicos ilegales.

“Los productores de catfish quieren que los consumidores de nuestros productos estén protegidos un sistema de seguridad de los alimentos que esta actualmente en funcionamiento, las inspecciones de la USDA” destacó Joey Lowery, presidente de la Catfish Farmers of America (CFA).

Fuente: Catfish Farmers of America