Furcellaran, un co-polímero de carragenano beta y kappa extraído de las algas rojas, ha sido identificado como un nuevo material para encapsular, reportaron los investigadores.

 

“La inclusión de materiales probióticos o bioactivos en gotas de furcellaran para protegerlos contra los procesos de degradación, puede solucionar el problema para incorporar ingredientes saludables en los alimentos, sin reducir su biodisponibilidad y funcionalidad” indicó Katrin Laos,  de Tallin University of Technology.

“Esto crea una base para el desarrollo de nuevos productos en la industria de los alimentos”

Actualmente los productores de alimentos están volcándose a las tecnologías de microencapsulación, como una forma de alcanzar su necesidad de diferenciación y de incrementar el valor del producto. Aprovechando las tendencias de los consumidores.

Los cambios en las tendencias de consumo y lo sabores, son los principales responsables para impulsar la innovación en el mercado de la microencapsulación, dijeron los alistas de mercado Frost & Sullivan. Debido a que los productores de alimentos constantemente monitorean estas tendencias, las empresas de ingredientes para los alimentos siempre están buscando vías para satisfacer la demanda, por consiguiente se presenta una oportunidad para las nuevas tecnologías de microencapsulación.

Dentro de estas tecnologías se podría usar el furcellan, también conocido como agar danés, dijo Laos en el journal Innovative Food Science and Emerging Technologies. “No existe información acerca del uso del furcellan como un material de encapsulación” indicó.

Para investigar totalmente el potencial del carragenano co-polímero, los investigadores usaron jugo de sea buckthorn, una fuente rica de beta-caroteno. Sea buckthirn, ya es muy popular en Tibet, Mongolia, China y Rusia, y se ha reportado que inhibe la oxidación del colesterol (malo) LDL, que ha sido reportado como una parte importante de la ateroesclerosis y la enfermedad cardiovascular.

Las gotas fueron preparadas por la exposición del furcellaran caliente (AS Estagar) a un proceso de gelificación ionotrofica (ionotropic gelation). Las gotas fueron subsecuentemente bañadas en jugo de sea buckthorn de varías concentraciones.

Durante el proceso de gelificación ionotrofica, las gotas alcanzaron la máxima firmeza usando una solución de cloruro de potasio, con gotas obtenidas de diámetro de 4.49-4.89 mm.

La concentración del jugo de sea buckthorn también afecta la firmeza de los geles, la menor concentración probada (25% de solución) produjo gotas firmes. El incremento de la concentración fue relacionado con la degradación del furcellaran, debido a que el jugo fue relativamente acido (pH 2.9). Furcellaran es conocido por degradarse a un pH de 3-4, una propiedad que hace que el extracto de alga sea interesante como un sistema de transporte de bioactivos.

“El cambio del pH en el sistema digestivo puede causar la degradación de las gotas, seguido por la liberación de los materiales bioactivos en los organismos” dijeron los investigadores.
 
“El contenido de beta-caroteno del jugo de sea buckthorn fue de 11.5 mg/100 g., mientras que usando un 100% volumen a volumen de jugo para hacer las gotas de furcellaran, el contenido de beta-caroteno en las gotas fue de 11.12 mg por 100 g, mostrando que la eficiencia de la encapsulación de beta-caroteno en las capsulas de furcellaran fue de 97%” agregó.

“Los resultados obtenidos en el presente trabajo mostraron que el furcellaran puede ser aplicado como un material potencial de encapsulación”. Los investigadores sugirieron realizar investigaciones adicionales para mejorar la estabilidad de las gotas y la liberación de los bioactivos.

La investigación fue financiada por la Estonian Science Foundation.

La referencia de la publicación es:
K. Laos, T. Lougas, A. Mandmets, R. Vokk. Encapsulation of beta-carotene from sea buckthorn (Hippopha e rhamnoides L.) juice in furcellaran beads. Innovative Food Science and Emerging Technologies (Elsevier)