COPELLITO (El Nuevo Diario).- Productores de especies acuícolas agrupados en la Asociación Dominicana de Acuacultores, Inc. (ADOA) y la Comisión Nacional Acuícola, solicitaron apoyar el relanzamiento de la producción de peces y mariscos como una alternativa para mejorar las condiciones de vida tanto de los productores como de los dominicanos consumidores de productos acuícolas. 

La solicitud fue realizada durante la celebración de un día de campo organizado en la finca acuícola Corniel y Amaro, en la comunidad de Copellito, Río San Juan,  provincia María Trinidad Sánchez (Nagua). En la misma participaron cerca de 100 personas entre, productores nacionales y regionales de especies acuícolas y representantes de las principales instituciones pecuarias del país.

El programa central de la actividad contó con la participación del Ing. Máximo Nicolás, Presidente de ADOA; el Ing. Paino Abreu Collado, Administrador General del Banco Agrícola de la República Dominicana; el Ingeniero Manuel Tapia Chalas, Director del Centro de Producción Animal del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF), en representación del Ing. Rafael Pérez Duvergé, su Director Ejecutivo; el especialista Franco Tsai de la Misión Técnica de Taiwán, en representación de Felipe Kung, Jefe de la MITET; el Ing. Darío Vargas, Director Ejecutivo del Centro para el Mejoramiento de la Producción Animal (CIMPA) y el Dr. Pedro Lora, Subdirector para El Caribe y América Latina de la Asociación de Productores Americana de Soya (ASA-IM-United Soybean Board), entre otros.

El Ing. Nicolás, Presidente de ADOA, relató el inició de la actividad acuícola en la zona de Copellito, que se remonta al año 1994, con la llegada de un joven matrimonio compuesto por Richard y Corinne Leclerc. Él de origen Francés y ella búlgara. La idea original de la pareja era incursionar en la producción de productos agrícolas, de allí el nombre de la compañía, Productos Agrícolas de Copellito (PAC), pero al estudiar las ventajas naturales y las demandas del sector turismo por productos acuícolas cambiaron de idea y decidieron producir langostino y carpas.

A partir de ese momento, los Leclerc, se dedicaron a promover entre productores de la reforma agraria, la acuicultura. Hoy en la zona de Copellito existen 12 granjas, gracias a su iniciativa y apoyo, con  100 hectáreas de espejo de agua y más de 300 estanques, con capacidad para producir mas de 1,200 TM de pescados y Langostinos.

En su exposición, el Ing. Nicolás presentó una síntesis de la situación actual de la acuicultura en la República Dominicana, donde resaltó la necesidad que existe de impulsar esta actividad productiva del sector agropecuario, para producir productos acuícolas frescos y de alto valor nutricional.

Nicolás puntualizó que los productores acuícolas requieren específicamente de más atenciones y facilidades crediticias del sector oficial y de la empresa privada, para lograr los objetivos señalados en el plan estratégico de la acuicultura para el año 2010, que fue elaborado por la ADOA y otras instituciones, ya que el aspecto de la formación de los recursos humanos y la asistencia técnica a sus productores está garantizada por los técnicos e investigadores del IDIAF, y varios organismos internacionales.

Por su parte, el Ing. Paino Abreu Collado, Administrador General del Banco Agrícola de la República Dominicana, se comprometió a ampliar la cobertura de su cartera crediticia estimulando el espíritu del cooperativismo en los pequeños y medianos productores acuícolas. Abreu favoreció que los pequeños productores se organicen y formen cooperativas para así poder acceder a montos más altos de financiamientos. Garantizó a los presentes que el Banco Agrícola irá en auxilio de los acuicultores pequeños de la zona y del país, aunque precisó que para lograr el desarrollo de la acuicultura, paralelamente,  se tienen que incentivar la inversión en grandes proyectos industriales.

El ingeniero Abreu, dijo que la institución está en la disposición de financiar a los acuicultores que califiquen dentro de las políticas crediticias del Bagrícola, y agregó que la zona tiene un gran potencial que se debe explotar para colocar al país en el mapa internacional de los grandes productores de peces, camarones y otras especies de estanques.

Anunció que contempla suscribir un acuerdo con la misión técnica de Taiwán en el país para iniciar un programa de financiamiento a tasa de interés blanda a productores de ese sector que hayan recibido entrenamiento y estén preparados para impulsar la producción de peces y camarones cultivados.

Planteó que un pequeño productor aislado no puede desarrollar un proyecto grande, por lo que sugirió que se agrupen en una o varias cooperativas, según las zonas de producción, para que alcancen sus objetivos y se conviertan en grandes. Explicó que a partir de ahora espera un despegue de la producción de peces para el mercado local y para la exportación.

El Ing. Manuel Tapia Chalas, resaltó que el IDIAF dispone de infraestructuras necesarias para apoyar tecnológicamente el desarrollo acuícola del país. Cuenta con estaciones acuícolas de investigación, estratégicamente ubicadas, equipadas con laboratorios, equipos y el personal técnico para apoyar a los productores nacionales. Las estaciones están ubicadas en Santiago, Higüey y El Salado de Neiba.

El día de campo fue completado con un recorrido por las instalaciones de la finca sede. Y la finca de Papito Ventura, en la cual se inauguró el reinicio de la producción, con policultivo de Tilapias y Carpas, proyecto financiado por la FAO. El representante de la FAO en la Actividad explicó el interés de ese organismo por apoyar este tipo de iniciativas, y dijo esperar que este proyecto será igual o mas exitoso que el primero realizado en Bayaguana, perteneciente a la Asociación de Piscicultores de esa zona.

Además del IDIAF, esta actividad de extensión sobre acuicultura fue auspiciada por la Misión Técnica de Taiwán (MTT), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Banco Agrícola de la República Dominicana, el Consejo Nacional de la Producción Pecuaria (CONAPROPE).

Al final de la actividad, la ADOA ofreció a los presentes un brindis y un almuerzo de diferentes platos criollos a base de pescados y camarones.

Fuente: http://elnuevodiario.com.do