MÁLAGA (Málaga Hoy).- Utilizar las algas como medio para eliminar las temidas natas de la playa y depurar las aguas residuales no es una cuestión baladí. En países como Israel, China o Chile ya se utilizan estas plantas para eliminar los nutrientes del agua y filtrarlas al mar. Se producen en granjas integradas donde su aprovechamiento no sólo es medioambiental sino que también pasa por el alimenticio o el biotecnológico. Protectores solares o cosméticos entran dentro de la productividad que ofrece el cultivo de algas.

Félix López, catedrático de Ecología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Málaga defiende estas investigaciones sobre las algas de agua dulce y marinas. En el plano medioambiental se utilizan para la depuración y filtración de aguas residuales antes de verterlas en el mar, en piscifactorías, o en las granjas de cerdos para filtrar el residuo denominado "purín", que contamina las aguas subterráneas. "Nuestra investigación se basa en la utilización de las algas denominadas cloreras, que también se utilizan en la alimentación humana, señaló.

Además, detalló que su cultivo alrededor de las jaulas de peces consigue que absorban los nutrientes y evitan que crezcan otras alrededor de forma indiscriminada. "Están evitando la proliferación de microalgas tóxicas "que están influyendo, no sólo en la acuicultura y en los cultivos de mejillón o del curruco en Málaga, sino en el turismo", argumentó este experto. Sobre sus propiedades culinarias el catedrático de Ecología la consideró como "el futuro de la alimentación" por tener unas proporciones de vitaminas, fibra y oligoelementos "que las convierten en un alimento básico en Asia, como para nosotros las verduras", añadió.

Con respecto a las funciones biotecnológicas de las algas son múltiples y variadas, pero entre los usos más destacados están el biomédico y el cosmético. López señaló que las algas tienen propiedades fotoprotectoras de manera natural y que "tras los ensayos realizados en el laboratorio ya tenemos las garantías suficientes para salir al mercado, sólo a la espera de poder disponer de suficiente biomasa para realizar una producción industrial, algo que ya estamos realizando en los afluentes de forma ecológica".

Fuente: http://www.malagahoy.es