Quito (El Comercio). Estados Unidos se apresta a  revisar el arancel que aplica para las exportaciones de camarón ecuatoriano. El tributo que rige actualmente fue aplicado en julio del 2004.

 

Para esta  revisión, el Gobierno de ese país tomará en cuenta a  las empresas camaroneras ecuatorianas que tienen un mayor volumen de producción,  indicó la Cámara Nacional de Acuacultura.

Según explicó la Cámara, la decisión de tomar en cuenta a las camaroneras más grandes obedece a la necesidad de tener una muestra más representativa de las empresas que tienen mayor presencia en el mercado de ese país.

El mes pasado, la ministra de Relaciones Exteriores,  María Fernanda Espinosa, se contactó con  el secretario de Comercio de EE.UU., Carlos Gutiérrez,  y le solicitó    que se mantenga este  sistema de selección de las empresas que se utilizó  hace tres años.
Para agilitar  el trámite de este pedido, el  embajador del Ecuador en Washington, Luis Gallegos, se reunió con las autoridades  de EE.UU. para tratar el tema.

De esta manera, según la Cámara, el Ecuador trata de neutralizar una  amenaza a la industria camaronera  dentro de un proceso  que el país  espera eliminar a través de su demanda ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Las exportaciones  al camarón ecuatoriano fueron sancionadas en el 2004 por EE.UU. con la imposición de un arancel del 3,58 por ciento por la existencia de un supuesto ‘dumping’ o competencia desleal. El pasado 30 de enero los  camaroneros ecuatorianos obtuvieron  un fallo favorable de un panel de árbitros de la OMC, en su disputa comercial con ese  país.

En esa organización se  resolvió que EE.UU. aplica un arancel al producto ecuatoriano mediante un mecanismo que no está contemplado en  las regulaciones y las  normas de la OMC. No obstante, la Cámara indicó que desde el 2004, los camaroneros han perdido 60 millones de dólares en el pago del arancel, defensa legal  y otros trámites por la demanda  planteada ante la OMC.

Fuente: http://www.elcomercio.com