New Hampshire. Debido a que el segmento de la población mundial que consume pescado regularmente viene creciendo, las Naciones Unidas predicen una escasez de 40 millones de toneladas de alimentos marinos para el 2030, a menos que se haga algo al respecto.

 

Las proyecciones han provocado la respuesta del presidente Bush, quien permitirá, por primera vez, el cultivo de peces en aguas federales. Las granjas de peces ya operan en el continente y en las aguas costeras dentro de las 3 millas de la costa y están gobernadas por leyes estatales.

“Como más y más consumidores está tomando conciencia de cómo ellos pueden mejorar su salud por el consumo de alimentos marinos, la demanda por este tipo de alimentos de seguro se mantendrá en crecimiento” informó Carlos Gutierrez, Secretario de Comercio de USA. “La mejor forma para satisfacer la demanda creciente es administrar mejor las pesquerías actuales y expandir nuestra producción de alimentos marino a través de la acuicultura. Una de las más grandes barreras para el rápido crecimiento es la carencia de acceso a lugares adecuados para implementar las granjas oceánicas”

Sin embargo, la acuicultura oceánica se viene practicando desde hace cinco años en New England, según Rich Langan, director del Centro de Acuicultura Marina del Atlántico de la University of New Hampshire (UNH).

“Este es un lindo desafío empresarial” dijo Langan. “La tecnología que se usa en la acuicultura costera no es efectiva cuando se le expone a los vientos y olas del océano. Debemos avanzar lentamente con algunas mejoras, pero una vez que estas totalmente expuestos a las aguas, nos obliga a crear un nuevo tipo de tecnología”

Langan y otros investigadores de la UNH están trabajando para desarrollar un sistema sumergido para la acuicultura oceánica.

El objetivo de la propuesta

“No existen muchos lugares en donde se pueda desarrollar el cultivo de peces en jaula dentro de las aguas protegidas” dijo Langan. Las condiciones cercanas a la costa no son lo ideal para la acuicultura. El tema, según Langan, puede incluir problemas con los propietarios de los terrenos costeros, competencia por espacio y la fluctuación de las temperaturas del agua.

Investigadores del Centro de Acuicultura Marina del Atlántico viene trabajando desde hace una década, para desarrollar jaulas de peces y sistemas de alimentación en un lugar cerca de la isla Shoals. Langan dijo que el sitio les provee con las condiciones ideales para probar la tecnología oceánica, sin viajar tener que viajar grandes distancias lejos de la costa.

“Este lugar tiene todas las características que nosotros estamos buscando para un lugar de pruebas” dijo Langan. “Este lugar es representativo de un sitio expuesto en el golfo de Maine”

Las investigaciones realizadas, las cuales están financiadas por la National Oceanic and Atmospheric Administration, están centradas en cuatro áreas principales: desarrollo de tecnología, investigación biológica, impactos ambientales y evaluación económica.

Langan dijo que ellos están aprendiendo de la acuicultura costera, la misma que tiene potenciales impactos referidos a los desechos de los peces y al exceso de alimento, y están encontrando vías para mitigar esos problemas.

Sin embargo, el objetivo final es desarrollar un sistema operacional que sea fácil de usar. “Nuestras investigaciones indican que la acuicultura oceánica puede ser limpia y practicada sosteniblemente” dijo Langan.