Bangkok. Hacer a los camarones de agua dulce más rentables a través de la reducción de la frecuencia de hembras, es la clave para un plan de negocios de jóvenes emprendedores.

 

El camarón de agua dulce, ocupa una posición marginal en la economía de Tailandia; en este sentido, el encontrar vías para sacar provecho del recurso, viene siendo una gran preocupación de investigadores e inversionistas. Un equipo de emprendedores cree que puede hacer de este un negocio más rentable.

El equipo, el cual se autodenominado “Power Prawns”, a encontrado una vía para eliminar las hembras, más pequeñas y menos rentable, del pool genético, y reemplazarlos con camarones híbridos. Esto suena simple, pero fue un duro trabajo de seis amigos, quienes desarrollaron el producto mientras estudiaban en la universidad.

Los esfuerzos del equipo de trabajo fueron premiados por el primer premio de la competencia de planes de negocios Asian Moot Corp.

Ellos aprovecharon que Tailandia es uno de los mayores productores de camarón marino; el camarón de agua dulce, o kung gam gram (camarón gigante), representa solo una pequeña porción del total de las exportaciones.

“Por cada 100 toneladas de camarón marino exportado, solo 2% son camarones de agua dulce. Nosotros vemos una enorme oportunidad en el mercado” explicó Janjira Champaiboon, director del equipo.

Pero el obtener rentabilidad de los camarones de agua dulce, puede ser un serio desafío. Las hembras, las cuales son el 60% de la población, son mucho más pequeñas que los machos, y cuestan solo un tercio del precio normal.

“La razón por lo cual el cultivo de camarón de agua dulce no es popular, se debe a que es menos rentable que otros tipos de camarón” resaltó Janjira.

Así, producir solo machos es un sueño para los productores, dijo Nattakorn Thamhatai, miembro del equipo. Hacer este sueño realidad, demando cinco años de investigaciones.

Ellos descubrieron una forma para alterar las características sexuales de los camarones de agua dulce machos, a través de la remoción de las glándulas androgenicas, así ellos obtienen “nuevas hembras”. Luego cuando ellos se reproducen, la próxima generación es de todos machos, a los cuales el equipo denomino “Power Prawns”.

El plan de negocio del equipo incluye la crianza de “Power Prawns” por tres meses, hasta que ellos son suficientemente grandes para ser comercializados.

Usando este enfoque los productores tendrán menos riesgo. Además los camarones serán más fuertes ante las enfermedades.