Por: Brandon Keim
Wired Science

Traducción: Aquahoy

Nadando en un tanque dentro de un almacén en Port Lincoln, Australia, se encuentra 60 atunes aleta azul. Ellos tienen aproximadamente cuatro meses de edad, un pie de longitud, y podrían representar la salvación de esta criatura amenazada.


Los peces pertenecen a Clean Seas Tuna, una empresa australiana que la última década tuvo la tarea de reproducción al atún aleta azul en cautividad. Pero, los investigadores de Japón y Europa están a pocos pasos detrás de ellos. Sin embargo, su trabajo ha hecho que la acuicultura del atún aleta azul sea una posibilidad.

“Aun hay bastante trabajo por hacer. No quiero dar la impresión de que esto este completo. Pero si esta especie puede ser cultivada, esto disminuirá la presión pesquera” destacó Abigail Alizur, una biotecnóloga acuícola de la University of the Sunshine Coast.

Las noticias del éxito de la reproducción se dieron con las tres especies de atún aleta azul (norte, sur y Pacifico) que estaban en riesgo de extinción, lo que hubiera sido una versión marina de la matanza del búfalo durante el siglo XIX. En los últimos 30 años, las poblaciones de atún aleta azul alrededor del mundo han colapsado. Las flotas pesqueras vienen capturando a los peces jóvenes en el mar y los encierran en jaulas cerca de la costa para ser engordados, y son sacrificados antes de que los peces tengan la edad suficiente para reproducirse.

Esto casi desaparece de los mares a los atunes de edad reproductiva. En abril. La World Wildlife Fund declaro que la actual tasa de sobrepesca podría causar un irreversible colapso del atún del norte en los próximos tres años. El atún del sur esta considerado en peligro critico, y se piensa que un incremento de la presión pesquera pondría al atún del Pacifico en el mismo camino.

Sin embargo, a pesar de la alarma dada por los científicos, la sobrepesca continúa. Dos años atrás, los investigadores de la International Commission for the Conservation of Atlantic Tunas (ICCAT), los reguladores de la pesca del atún del norte, recomendaron una cuota mundial de 15 000 t. Los funcionarios de ICCAT fueron ignorados, estableciéndose como limite el doble de lo recomendado por los científicos. Después redujeron el límite a 22 500 t, pero ahora los científicos indican que el límite sustentable es 7500 t. La industria pesquera ha ignorado todos estos números, capturando casi 60 000 t de atún del norte cada año. Un grupo de revisión independiente denominó al ICCAT una “vergüenza internacional”, una frase que podría fácilmente ser aplicada a la gestión de las poblaciones de atún del sur y del Pacifico.

No obstante, culminar con la vergüenza es fácil. Estimada en base a su oferta, el atún es una industria mundial de $7.2 billones. En enero, un atún de 440 libras fue vendido a $173 000 en un mercado de Tokio. Este ha sido el mas alto precio pagado por un solo pez, y la lección es como, en ausencia de una regulación adecuada, la extinción eminente incrementa los incentivos para el incremento de la presión pesquera.  Las empresas de Japón, que consumen tres cuartas partes de todo el atún y controlan efectivamente el comercio mundial, comercializan en promedio 30 000 t del pescado, con ingresos entre $10 y $20 billones.

La sobrepesca incrementará los precios

En comparación con tales beneficios, las objeciones de los conservacionistas, o aun los boicoteos de Francia, España y el Reino Unido, no tienen sentido. La posibilidad mas real para la sobrevivencia del atún son las piscigranjas: si ellos pueden ser criados en cautividad, la captura pesquera se vuelve menos importante, y el atún silvestre podrá finalmente ser protegido.

Pero las personas saben mas de cocinar el atún que el mantenerlo vivo. Los peces deambulan por miles de millas en el mar, mueren si dejan de nadar, y se ha probado que las granjas usadas en la acuicultura del salmón son inadecuadas. Aun cuando los investigadores han establecido como diseñar las jaulas para el cultivo del atún, ellos han reusado reproducirse. Esto finalmente puede cambiar. “Esto ahora es una cuestión tecnológica, no una cuestión biológica” expresó el fisiólogo de peces Christopher Bridges de Heinrich Heine University en Dusseldorf. “¿Cuánto tiempo tomara en términos de desarrollo y experimentación? Este es el cuello de botella. No dudo que este será resuelto.

Bridges es uno de las docenas de científicos europeos que participan de los programas de reproducción de atún Allotuna y Selfdott. Ellos han desarrollado tratamientos hormonales que permiten que el atún se reproduzca mientras permanece en las jaulas costeras. Esta hazaña aparentemente simple aun no esta lista para el atún del norte, cuyos hábitos reproductivos son aun un misterio.

“Cada uno en la comunidad del atún celebro con ellos y por ellos” dijo Alizur.

A  finales de junio, los investigadores colectaron cerca de 200 millones de huevos, o la producción de cerca de 20 hembras. Los huevos fueron enviados en hatcheries alrededor del Mediterráneo, donde los biólogos comenzaran a criarlos para obtener alevinos. Esta progresión difícil es considerada como un patrón en la acuicultura del atún.

Ajustando los tratamiento hormonales para el atún del norte para conocer su acción en la población de atunes del Pacifico, ellos mantienen a sus peces un acuario de la costa donde la temperatura del agua, luz y corriente son controlados. Cerca de 50 millones de huevos fueron fertilizados de forma artificial en marzo, lográndose producir 60 peces que nadan en el acuario de la empresa Clean Seas en Port Lincoln.

Los numero parecen humildes, pero la capacidad de realizar el desove en ambientes completamente controlados anuncia “el inicio de una operación comercial” explicó Alizur. Clean Seas intenta tener 250 000 atunes en su hatchery para el 2015.

A pesar de su éxito, sin embargo, este tiempo puede ser muy optimista. Los investigadores en Japón tratan de reproducir el atún del sur en cautividad por mas de 30 años, pero solo han aprendido a mantener el pez vivo, la cosecha de huevos año a año ha sido inconsistente. Los equipos europeos y australianos para tener resuelto el problema, pero hay mucho que hacer.

“Necesitamos optimizar las condiciones de crianza larval, como alimentarlos, las mejores condiciones, que espacio y alimento especial necesitan” manifestó Alizur. “Estamos felices, pero este es solo el primer paso. Es como dar a luz. Es una cosa enorme, pero una vez que el bebe nace, debes concentrarte en la alimentación y crecimiento, y terminar teniendo una memoria corta sobre el nacimiento. Estamos en esa etapa”.

Otras dinámicas podrían afectar la naciente industria. Algunos investigadores sospechan que la acuicultura del atún japonés se ha detenido por la presión de la industria pesquera de la nación.

Aun si el cultivo del atún florece, la alimentación de ellos podría ser un problema. Aunque los investigadores japoneses están intentando desarrollar una dieta basada en granos, es posible que el atún insista en la comida natural. “Presumiblemente esto requerirá grandes cantidades de pescado de cebo para alimentarlos” dijo Richard Ellis, autor de “Tuna: A Love Story”. “Desde la perspectiva de capturar peces para alimentar peces, este es un paso hacia atrás”.

A menos que se tomen drásticas medidas de conservación, la acuicultura del atún no madurara en el tiempo para reducir la presión pesquera, afirmó Ellis. En el ínterin, las empresas continuarán capturando el atún del mar.

La acuicultura, “además de la reducción de las cuotas, es el camino correcto” dijo Bridges.

Para Ellis, quien rechaza consumir atún, la solución ideal es “no tratar a esta gran criatura como alimento”. “Pero tengo esperanza de que las personas dejen de consumirlo.