(La Mañana). La piscifactoría de Les ha ampliado objetivos y ya no sólo se limita a producir caviar y carne de esturión. Sus responsables han descubierto un valor añadido al negocio que repercute positivamente en varios sentidos, divulgar la que han bautizado como “cultura del caviar”.

 

El motivo de esta iniciativa es, por una parte, dar un atractivo más al centro de producción, ya que a parte de elaborar caviar ofrece la posibilidad de realizar visitas guiadas para conocer todo el proceso de producción y, para los que tengan más tiempo, permite incluso una oferta combinada con un balneario que incluye información, relajación y degustación.

Además, “educar” a las personas en el conocimiento de un ámbito con tan poca tradición en este país repercute también en el propio negocio, ya que fomenta el interés por el tema. Así, Caviar Nacarii trabaja, por una parte, por dar a conocer su propio producto, aunque sin olvidar que muchos de sus clientes potenciales son nuevos en el tema y necesitan conocer más detalles, no sólo los de la propia empresa aranesa.


Lata de maduración

Un nuevo paso en este sentido ha sido el lanzamiento de un nuevo formato de lata para el caviar de primavera, que se ha empezado a vender esta Semana Santa. La lata ha sido importada de Italia y se conoce como “lata de maduración”. Su particularidad consiste en una fecha de caducidad mucho más larga, que pasa de los tres meses de la lata convencional a nueve.

Así, el comprador no debe consumir la lata al poco tiempo de adquirirla, sino que puede elegir el momento de maduración que prefiere. Precisamente, para asesorar al catador, la lata se acompaña de un folleto editado expresamente en el que se indica la evolución del gusto, el aroma y la textura del caviar con el paso de las semanas.

“El caviar de primavera se podrá degustar en su momento de máxima frescura, cuando resulta un producto realmente exquisito y difícil de encontrar en España, o más adelante, con mayor intensidad”, explica uno de los responsables de la empresa, Ion Eli.
La característica que permite incrementar esta conservación hasta nueve meses es el envasado al vacío, la misma técnica que se utiliza para almacenar el caviar en la piscifactoría.

Educar
Uno de los obstáculos que se encuentran los responsables de la factoría de Les es no sólo el desconocimiento del consumidor acerca del mundo del caviar, si no algo peor, “el hecho de que un 90% de lo que creen que es cierto es mentira”, afirma Eli.

Así, el responsable de la planta explica que “hay ocultación de datos acerca del origen y la especie del esturión, hay mucho comercio ilegal y mucho fraude, sobre todo en caviar del Caspio”. La regulación obliga a tener un registro sanitario estricto al tratarse de una especie en peligro de extinción, pero curiosamente estos datos es suficiente publicarlos “en letra pequeña”, con lo que el etiquetaje es libre y es donde más fraude se detecta.


“Tenemos constancia de que ahora se está trabajando en un proyecto de ley en España para regular este aspecto, inspirado en el caso francés, y esperamos que sirva para ir aclarando la situación”, asegura Eli.

“Lo que recomendamos nosotros por ahora son hábitos muy básicos, que de hecho los tenemos al comprar productos más habituales y no se aplican al comprar un alimento tan caro como el caviar”, explica. “Mirar la fecha de caducidad, de envasado o el lugar de origen, así como la variedad de esturión, por ejemplo, son prácticas poco habituales a pesar del dinero que cuesta una lata de caviar”, indica. “La tendencia a pensar que pagar mucho ya es una garantía sólo ayuda al fraude”, concluye.

190 kilos
La producción de primavera de la piscifactoría de Les ha sido de 190 kilos de caviar, de los que una cuarta parte se pondrá a la venta en latas de maduración. Este formato pesa 110 gramos y se venderá por unos 240 euros en la Val d’Aran. Serán un total de 400 latas fechadas, numeradas y firmadas a mano por el productor del caviar. El resto del producto se comercializará en las latas habituales de 50 gramos.

Los kilos producidos esta primavera suponen un incremento del 50% con respecto al año anterior, mientras que el aumento de precio se ha situado alrededor del cinco por ciento. “Se debe a la actualización de gastos como la comida del esturión, pero realmente es muy poco en comparación con la media mundial, que se acerca al 25%”.


La piscifactoría prevé una producción anual para 2007 cercana a los 300 kilos, una cifra que se podría como mínimo duplicar el año que viene y llegar al techo de las dos
toneladas en 2009.

La casa del caviar
A parte de seguir incrementando la producción de caviar, un objetivo a medio plazo de la piscifactoría es crear una “casa del caviar”. El proyecto consistiría en habilitar un espacio en el que, a parte de las visitas guiadas, se ofrecieran charlas, catas para grupos y todo tipo de actividades vinculadas a la degustación y el conocimiento del mundo del caviar. “A medida que el negocio vaya generando beneficios iremos avanzando en este sentido”, asegura Eli.

Por el momento el siguiente paso será “formalizar” las visitas guiadas, que a partir del verano tendrán un horario, un teléfono de atención y ofrecerán un objeto de recuerdo a los asistentes. Como contrapartida se cobrará una entrada que podría costar alrededor de cinco o seis euros

Fuente: http://www.lamanyana.es