Colima (Ecos de la Costa). Luego de obtener como resultado la presencia de toxina en moluscos bivalvos a raíz del fenómeno de la marea roja en aguas del Pacífico a lo largo de la zona costera del Estado, la Secretaría de Salud a través de la Dirección de Regulación y Fomento Sanitario determinó mantener en veda la pesca, venta y consumo de esta especie, entre la que se encuentran el ostión, mejillón, caracol de mar, callo de hacha, callo de Margarita, pata de cabra, pata de mula y tichindas, entre otros, por representar un riesgo a la salud de la población.

 

Lo anterior lo dio a conocer en rueda de prensa la titular de esta oficina, Magdalena Valdez Velasco, quien señaló que si bien es cierto que en Colima no se cultivan estas especies, la permanencia en las aguas del mar provoca la absorción de la toxina por parte de los moluscos y poner en riesgo una posible intoxicación en la gente, por ello se toma la decisión por instrucciones del gobernador Silverio Cavazos Ceballos de decretar una veda sanitaria.

Descartó que no existe ningún riesgo por el hecho de bañarse en esta agua, toda vez que la absorción de la sustancia no se da de manera directa hacia el cuerpo humano, sino que se origina mediante el consumo de los productos mencionados que se contaminan y que no podrán consumirse por tiempo indefinido, es decir, hasta que los nuevos estudios den como resultados los niveles que se establecen dentro de la norma.

“Nosotros estamos monitoreando dos veces por semana esta situación, entonces hasta que tengamos resultados favorables en el sentido de la erradicación del riesgo, levantaremos la veda que hoy anunciamos para toda la zona costera de Colima y de manera independiente, o sea, que aunque recibimos lineamientos de la secretaría a nivel federal y dan indicaciones por ser ellos quienes analizan las muestras, esta es una determinación tomada en el ámbito local por parte del Ejecutivo”.

Valdez Velasco precisó que los síntomas que presenta una persona con problemas de intoxicación a causa del consumo de dichos moluscos, se concretan al hormigueo y entumecimiento alrededor de la boca, nauseas, vómito, debilidad muscular en los miembros inferiores, incoordinación de las extremidades, agotamiento, alteraciones de pulso, dificultad respiratoria, parálisis muscular flácida de los miembros inferiores, disnea y en casos extremos, paro respiratorio, sin embargo, no se tiene notificado ningún caso hasta el momento.

La funcionaria comentó que de este asunto ya tienen la notificación correspondiente los ramaderos establecidos en la zona costera de la entidad, para que eviten la venta de esta especie hasta que se tenga una situación diferente y hasta nuevo aviso.

Fuente: http://www.ecosdelacosta.com.mx