Maracaibo (Panorama). Se trata de Inter Sea Farms, ubicada en la capital de la parroquia Faría, paralizada desde el 2006. La Alcaldía considera que puede aplicarse modelo cooperativista para su manejo, aunque la gerencia aún no ha fijado posición. La acción se extenderá a espacios similares que no demuestren actividad.

 

Cabimas
La empresa camaronera Inter Sea Farms de Venezuela, ubicada en el sector Quisiro, capital de la parroquia Faría del municipio Miranda, fue inspeccionada por funcionarios del ayuntamiento local y efectivos de la Guardia Nacional, en lo que sería el primer intento por convertirla en una empresa de producción social, manejada por cooperativas.

Según el comisionado por el alcalde de esa jurisdicción para adelantar el proceso, José Chacín, la idea consiste en transformar el esquema de funcionamiento de la planta, por lo que desde ya, se prevé la posibilidad de adoptar el modelo cooperativista para garantizar la participación masiva de los trabajadores.

De acuerdo con la revisión realizada esta semana, la sede continúa inactiva pues suspendió actividades desde el mes de octubre de 2006, aunque desde 2005 se conocía que enfrentaba problemas económicos.

Para efectuar el recorrido por las instalaciones se dieron cita en el lugar la síndico procuradora; Nadezna Mudafar, jueza del municipio; el comisionado por el alcalde y efectivos de la Guardia Nacional.

Ana Rojas, quisireña de nacimiento, espera que la acción reporte beneficios prontamente. “Las estructuras son buenas y es una pérdida que se encuentren cerradas. El año pasado se habló mucho de la reapertura, pero hasta ahora no se ve movimiento y mucha gente depende de esos puestos de trabajo”.

Haber
Estas instalaciones constan de infraestructura adecuada para la reproducción de camarones con comercio seguro en Estados Unidos y Europa.

Su costo oscila entre tres y ocho dólares el kilo, lo que equivale a 6.450 y 17.200 bolívares. Un total de 72 piscinas ocupan parte de las 680 hectáreas que posee la camaronera más grande de la Costa Oriental del Lago y una de las dos que existen en

Quisiro.
El presidente de la Asociación de Productores de Camarón de Occidente, Fernando Villamizar, estableció que para 2004 la producción nacional rondaba las 35 mil toneladas, pero al 2005 decayó hasta las 13 mil, pues la especie se vio afectada por un síndrome que ataca esta especie.

Uno de los trabajadores de la planta, Oswaldo Valles, ya había expresado para el año pasado, al inicio de la crisis, que “la zona es especialmente apropiada para la reproducción de crustáceos, lo que debe aprovecharse”.

Pese a ello, un miembro de la gerencia que hasta el momento del cese de actividades laboró allí, desconoció que se haya llegado a algún acuerdo con la Alcaldía.

“Hicieron un planteamiento, pero es interés de los dueños actuales retomar la producción si se consigue el apoyo económico necesario. Todo está en conversaciones y no se ha llegado a ningún acuerdo”, dijo resguardando su identidad.

Fuente: http://www.panodi.com