Colima (Ecos de la Costa). Carlos Hernández Solórzano, presidente estatal de los acuicultores, se mostró confiado en que las alertas de marea roja, entre otros problemas que han presentado los productos del mar, beneficien a los productores de granja.

 

Aclaró que no conocen el efecto que esta problemática tendrá dado que los camarones no han alcanzado la talla comercial apropiada, por lo cual no se han comercializado, “ahorita tienen entre siete u ocho gramos y generalmente se consume de esa talla pero para secar”.

Durante el período vacacional, comentó, algunos productores han vendido camarón a nivel nacional alcanzando altos precios, lo cual no se había logrado desde hace varios años. Hernández Solórzano prefirió no detallar el monto para no afectar las próximas comercializaciones.

“Se manejan el mercado nacional y el local, pero éstos no están comprando ahorita, apenas comenzaremos durante la semana, pero el mercado que usa camarón para cocerlo y secarlo se lleva tallas chicas, como las que tenemos en este momento y eso es lo que ha estado saliendo con buenos precios”.

En ese sentido comentó que con base al comportamiento de ventas en años anteriores, una vez que el camarón alcance la talla comercial, se prevé comercializar entre 400 y 500 toneladas de camarón en el mercado nacional, ya que el incremento que sufre el precio del producto, provoca que el local, deje de consumirlo.

Puntualizó que a partir de la semana entrante, el resto de productores comenzarán a sacar su producto, y es entonces cuando se percaten del efecto que la marea roja ha dejado, “ahorita no lo hemos notado porque no hemos salido, pero creo que hasta ayuda porque si se está previniendo a la gente para que no consuma lo que se sacó del mar, pues puede consumir con confianza lo que se produce en granja, así que esperamos que si afecta sea positivamente”.

Cuestionado sobre el precio que el kilo de camarón puede alcanzar durante los meses calificados como “de buen precio” por los productores, manifestó que será de 60 pesos al medio mayoreo, es decir, compradores de más de 100 kilos.

Fuente: http://www.ecosdelacosta.com.mx