A consecuencia de un reporte que informo sobre la presencia de altos niveles de nitratos en el agua destinada al consumo humano PEI, un grupo de productores esta apoyando una forma de limitar el uso de fertilizantes químicos, con la finalidad de disminuir el problema.

 

Una oportunidad es la conversión de los desechos de pescado a fertilizantes orgánicos, expreso Danny Hendricken, director del distrito para el PEI, en conjunto con la National Farmer´s Union.

“Esto podría ser beneficioso para la agricultura y para los pescadores” dijo Hendricken. “Tenemos la industria del mejillón, las conchas, los cuerpos de las langostas, en vez de descartarlos, podrían aprovecharse con el consecuente beneficio económico para la industria pesquera”.

Hendricken reaccionó a estudio gubernamental realizado por científicos de la provincial y federales, que mostraron que los niveles de nitritos son altos en el agua de consumo humano y que esto se mantendrá si las prácticas de cultivo no cambian. Los nitratos interfieren con la capacidad del cuerpo para absorber el hierro y es un problema particularmente en niños, quienes pueden desarrollar el síndrome del bebe azul, en el cual la capacidad de sangre para transportar oxigeno es reducida.