Oslo. El gobierno Noruego culpo a cerca de 50 empresas piscicultoras por el escape de 1.2 millón de peces, entre salmones, bacalao y trucha, que ocurrió el año pasado; en una nueva tentativa para presionar a las empresas con la finalidad de que reúnan sus jaulas.

 

Los ambientalistas, quienes dicen que los peces de cultivo que escapan amenazan a las poblaciones salvajes debido al inter-cruzamiento, dieron la bienvenida a la lista detallada de fugas de peces de las granjas.

La lista reporto escapes de empresa grandes como Marine Harvest (mayor productor de salmón del mundo), Cermaq, y una docena de pequeños operadores. Noruega previamente publicó las estadísticas de escapes, pero sin indicar en que empresas ocurrieron los hechos.

“El escape de peces no es ilegal, pero pueden ser un signo de gestión irresponsable” dijo Jens Christian Hom, del Directorate of Fisheries. Este fue el mayor número de peces que escapan desde el 2001. De acuerdo al Directorate 169 000 peces han escapado en los primero tres meses del 2007.

Holm dijo que las estadísticas deben tomarse con precaución, debido a que ellos no indican las razones de los escapes. El número de escapes en un porcentaje minúsculo del total producido. Las empresas de piscicultura indican que los datos no distinguen entres redes que fueron rasgadas por mal manejo, o por sabotaje o accidentes.

“Nuestro objetivo es no tener escapes” dijo Marit Solberg, director de la unidad noruega de Marine Harvest. La empresa registró de 10 a 60 escapes en Noruega en el 2006, aunque el número de peces que escaparon de las jaulas de la empresa fueron 80 000.