Las instalaciones que Pescanova tiene previsto levantar en Mira, están en grave riesgo. Las autoridades no podrán conceder la licencia oportuna por “irregularidades” en el Estudio de Impacto Ambiental.

 

La propia empresa, conciente de estos problemas, solicito temporalmente la suspensión del Estudio de Impacto Ambiental y trato de demostrar a los inspectores que las prácticas que realizan en la piscifactoria de Xove (Lugo) no tiene  peligros ambientales.

La firma gallega tiene 15 días para presentar alegaciones y corregir los problemas que plantean los funcionarios portugueses.

La instalación de Mira, tiene proyectada una inversión de 200 millones de euros y daría empleo a unas 350 personas.