Cuando Sophie St. Hilaire mira el estiércol de las vacas y los gusanos, ella ve una harina saludable.

 

St-Hilarie es una investigadora de la Idaho State University (ISU), y se encuentra implementando un estudio para determinar si las larvas de mosca criado en estiércol de vacas son apropiadas para alimentar a los peces de la industria acuícola de Magic Valley.

Sus resultados iniciales son prometedores, expreso St-Hilarie, y tienen la posibilidad de reducciones sustanciales en los desechos de los establos ganaderos del valle y una nueva alternativa de bajo costo a la harina de pescado.  Las industrias de la acuicultura y del ganado, son las principales en el Magic Vallet, la industria ganadera tiene dificultades para eliminar sus desechos.

“Esto tiene el potencial para reducir el volumen de estiércol considerablemente” dijo St-Hilarie, “entre el 30 a 50%”.

Su proyecto es un esfuerzo entre la ISU y la University of Idaho, además de varios
Productores de alimentos.

El estiércol de los establos de vacas será almacenado en un contenedor. Larvas de moscas soldados negros serán agregadas al estiércol, lo cual ellos usaran como fuente de alimento. Cuando los gusanos se aproximan al estado adulto, ellos son extraídos del estiércol y se almacenan en contenedores, para después aprovecharse como alimento de peces.

Adicionalmente, los desechos de los insectos podrían ser un fertilizante más nutritivo que el estiércol común. Las pruebas iniciales mostraron que el volumen del estiércol de las vacas es reducido grandemente por los insectos, hasta un 60%.

Como alimento para peces, los insectos tienen un alto contenido en proteína y grasa, además de los ácidos omega 3. Este verano, St.-Hilaire y su equipo usaran tripas de pescado, o una combinación de tripas de pescado y estiércol, para ver si ellos pueden mejorar el contenido de proteína y grasa en los gusanos.

Fuente: http://www.magicvalley.com